¿Diciembre dejó kilos de más? A hacer ejercicio

En promedio, es común subir de 3 a 6 kilos durante las fiestas de diciembre. Una manera segura de bajarlos es con ejercicio.

¿Diciembre dejó kilos de más? A hacer ejercicio
La manera más eficiente y segura de bajar de peso, es combinar ejercicio y buena alimentación.
Foto: Agencia Reforma

Durante la temporada de fin de año algunas personas consumen en promedio más de 4 mil calorías diarias debido a los festejos y las convivencias con motivo de la Navidad y el Año Nuevo, estima la nutrióloga Marisol Moreno, cuando lo aconsejable es consumir de mil 800 a 2 mil calorías.

De acuerdo con Vannya Torres, directora de la Clínica Médico Nutricional, esto provoca que en promedio las personas hayan subido de 3 a 4 kilos durante esa temporada. “Hay quienes suben 1 a 2 kilos, pero también hay personas que aumentan hasta 6”.

Torres explica que en estas fechas se consumen alimentos más altos en calorías y ricos en condimentos, lo que dificulta su digestión. Además se ingiere mucho más pan, tortillas, postres y bebidas alcohólicas.

La también maestra en nutrición clínica, asegura que aumentar tan abruptamente de peso puede provocar problemas en las articulaciones, pues se cargan más de lo normal.

También se eleva la presión arterial por el consumo de alimentos más salados y condimentados, lo que pone en mucho más riesgo a quienes padecen hipertensión arterial. Otro problema es el incremento en los niveles de azúcar en sangre, un riesgo para las personas diabéticas.

“Los alimentos que consumimos en esa época están elaborados con mayor cantidad de grasa, lo que provoca que se aumenten los niveles de colesterol en sangre y a la larga se pueden formar placas de colesterol en las arterias que se llaman ateromas, las cuales se van pegando en la pared de las arterias y generan que la presión se aumente y se oxigene menos, esto puede causar un problema serio, incluso un infarto”, advierte la especialista.

Lento, pero seguro

Torres señala que el aumento de peso no sólo afecta físicamente, sino que además puede dañar la autoestima, lo que ocasiona que algunas personas quieran bajar rápidamente de peso, lo cual es peligroso, en especial si se someten a dietas restrictivas y sin control médico.

“Una forma saludable de bajar de peso es reducir de medio kilo a máximo un kilo por semana”, precisa.

Lo más recomendable es consumir mil 500 calorías para recuperar la figura o regresar a los kilos que se tenía antes de estas fechas.

“Lo que hay que hacer es agregar frutas y verduras a la alimentación. En cuanto a las frutas se recomiendan aquellas que no sean demasiado azucaradas, es decir, frutas jugosas que contengan fibra, como papaya, piña, sandía, melón, toronja, naranja, uvas verdes y manzanas verdes o amarillas. Por lo general, las verduras se pueden consumir en forma libre, pero es importante evitar la papa, el elote y el betabel por su contenido de almidón”.

Aconseja el consumo de alimentos bajos en grasas y asar las carnes de res, pollo y pescado. Es importante comer dos porciones de carbohidratos al día, ya sean 2 tortillas, 2 rebanadas de pan integral, 2 tostadas o 6 galletas integrales. “No es bueno quitarse los carbohidratos porque dan energía”, puntualiza.

Consejos de rutina

Para mantener el control, las nutriólogas sugieren:

Limitar el consumo de bebidas dulces.

Consumir frutas (con poca azúcar) y verduras.

Preferir alimentos a la plancha o asados sin grasa.

No abandonar la práctica de ejercicio.

Apuesta al ejercicio

Vannya Torres indica que la actividad física es fundamental para bajar de peso , pero ésta debe realizarse según la edad y condición física de la persona. “Lo más recomendable es caminar, es un ejercicio efectivo. Se aconseja hacerlo de 20 a 30 minutos diarios.

“El ejercicio cardiovascular, en general, ayuda a bajar de peso, ya sea caminar, correr, nadar. También sirven las clases de zumba, de baile, de aerobics. En el gimnasio se recomienda usar la caminadora, la escaladora y la elíptica”.

Para la experta, antes de empezar un régimen alimenticio o la realización de ejercicio es indispensable acudir con nutriólogos y médicos del deporte, pues la supervisión médica evita riesgos.