El aire de tu hogar: qué te puede pasar si está sucio

Si estando al aire libre sufres de alergia, la causa puede ser la contaminación, el humo que sale de las fábricas o las personas que a tu alrededor encienden un cigarrillo. En esos casos desearías estar en tu casa, para librarte de los agentes alergénicos y poder recuperar el aliento.

Sin embargo, según se ha podido comprobar, la calidad del aire en el interior de las casas puede ser ínfima, debido a los agentes contaminantes , el moho y hasta el plomo contenido en algunas paredes.

Las construcciones modernas suelen estar herméticamente cerradas para conservar energía, de modo que los agentes alergénicos emitidos al cocinar o al usar productos de limpieza no pueden escapar y se quedan retenidos entre cuatro paredes.

Y como todos pasamos mucho tiempo en el interior de la casa, la mala calidad del aire puede dañar la salud. Esas horas que una persona se pasa aspirando humo, polvo, moho y otros elementos alergénicos pueden agravar las alergias y causar serios problemas respiratorios. Estas son algunas medidas que puedes tomar para aclarar el aire que respiras en tu casa:

• Límpiate los pies antes de entrar

Las suelas de los zapatos están impregnadas de polvo, polen y químicos que nadie quiere tener en el lugar donde vive. Coloca una alfombra detrás de la puerta que recoja la mayoría del polvo, y aún mejor, usa unos zapatos solamente para andar dentro de casa. Esto podría reducir en más de la mitad la cantidad de polvo y de químicos en el interior de tu vivienda.

• Limpia el piso con una aspiradora

Aspirar el piso ayuda a mantener bajo control los alergénicos como el pelo de las mascotas, el polvo, el polen y los ácaros del polvo, siempre y cuando se use un filtro. De otra manera podrías estar recirculando el polvo por toda la casa.

• Usa limpiadores “verdes”

Cada vez que esparces un limpiador sobre la superficie de un mueble, lo estás respirando. En algunos limpiadores hay ingredientes peligrosos como el cloro, que al inhalarse pueden afectar el sistema respiratorio e irritar los pulmones. Prepara tu propio limpiador mezclando agua y vinagre a partes iguales. Estarás cuidando tu salud, el medio ambiente… y tu bolsillo.

• Cuidado con las latas de pintura

Si tienes almacenadas latas de pintura en tu hogar, deséchalas o busca otro lugar donde guardarlas, pues aunque estén tapadas, pueden emitir unos agentes químicos llamados compuestos orgánicos volátiles que producen irritación en la garganta, dolor de cabeza y acrecientan los síntomas del asma.

• Pon tu cama a prueba de alergias

Los colchones y almohadas suelen estar repletos de ácaros del polvo, unos organismos microscópicos que se alimentan de la piel de los humanos. Los desechos dejados por esos microorganismos suelen producir más alergias que el polen. Para evitar respirarlos cubre el colchón y las almohadas con fundas impermeables, fabricadas con tejidos con la inscripción “transpirable”. También puedes poner las almohadas en una secadora de ropa por 15 minutos para matar los ácaros.

• No disfraces los olores

Las velas aromáticas, los difusores de aromas y los aromatizadores que se conectan a la corriente suelen alejar los malos olores, pero también pueden emitir químicos dañinos como acetona, formaldehídos o etanol. Coloca un ramo de flores naturales en cada habitación para que tu casa huela rico, sin peligro para la salud.

http://tracking.skyword.com/tracker.js?contentId=281474979064970