El consumo de fibras optimiza el sistema inmunológico

Todas sabemos que determinados alimentos son más saludables que otros, pero debido a nuestro ritmo de vida o a nuestros modos de alimentación, estos no integran nuestra dieta. Diversos estudios demuestran que es necesario comenzar a incluirlos en nuestras comidas ya que su ingesta representa numerosos beneficios para nuestro organismo. ¿Estás dispuesta a mejorar tu calidad de vida a partir de esta nota? ¡Propóntelo, es muy fácil!

El consumo de fibras permite regular la función intestinal y la salud digestiva. Lo que se ha descubierto últimamente es que una alimentación saludable en la que se encuentre el consumo de fibras acompañado de bacterias probióticas beneficiosas, puede ayudar a mejorar el sistema inmunológico, optimizando la habilidad natural de los intestinos para  combatir infecciones y enfermedades .

Un estudio de la Universidad de Illinois fue realizado en ratones de laboratorio a los cuales se los dividió en dos grupos y se los infectó a ambos con una sustancia amenazante para el cuerpo. Como resultado se obtuvo que aquel grupo que había ingerido fibras se recuperó el doble de rápido que aquel que no lo había hecho. Esto puede significar que la fibra soluble tiene el poder de compensar algunos riesgos asociados a una dieta alta en grasas.

Para que comprendas mejor, aquí va una breve explicación del proceso digestivo. El tracto digestivo superior no puede degradar completamente la fibra insoluble por lo que, cuando llega al intestino delgado, este la empuja a los intestinos inferiores. Una vez que está en el colon, una bacteria benigna que allí se aloja, se alimenta de la fibra y la convierte en energía y en una cadena corta de ácido graso que reduce la inflamación y otros síntomas de enfermedades intestinales.

Para prevenir la inflamación intestinal y a su vez mejorar la inmunidad es necesaria una gran cantidad de bacteria intestinal benigna, ya que sin ellas la fibra insoluble simplemente pasa por el cuerpo sin llegar a ser degradada y convertida en algo útil.  A continuación tienes algunos de los alimentos ricos en fibras y probióticos que ayudarán a mejorar tu sistema inmune:

Alimentos ricos en fibras: frijoles o habichuelas, brócoli, cereales, manzanas, pistachos, alcachofas, frambuesas, harina integral, plátanos, guisantes, aguacates y peras. Alimentos ricos en probióticos: yogur, chucrut, chocolate negro, microalgas, pepinos encurtidos y algunos productos que puedes comprar en tiendas de alimentos saludables como el kéfir y el tempeh.

Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de Exhibit of crops and vegetables at the Pie Town, New Mexico Fair. (LOC) por The Library of Congress , disponible bajo la licencia No se conocen limitaciones de Copyright en http://www.flickr.com/photos/library_of_congress/2179145722/