El Día de las Madres: Una ocasión para celebrar en familia

Es verdad que las madres deberían celebrarse todo el año, pero la familia puede aprovechar este día especial para reunirse.

El Día de las Madres se celebra en los Estados Unidos el segundo domingo de mayo, y suele ser una jornada dedicada a agradecer el amor, los desvelos y las atenciones no solo de las mujeres que han sido bendecidas con el privilegio de traer hijos al mundo, sino de todas las que han puesto su granito de arena en la crianza de esos bebés, ya sean abuelas, madrinas, madrastras o madres adoptivas.

Las celebraciones se caracterizan por la entrega de regalos, tarjetas de felicitación, flores, chocolates, paseos o salidas a un restaurante, donde ese día se suelen servir brunches y menús especiales dedicados a las mamás.

Feliz Día de las Madres

Entre los regalos más comunes están, además de los mencionados, ropa, joyería y algo que se ha puesto muy de moda en los últimos tiempos: una cita en un spa para recibir tratamientos de relajación y belleza.

Sin embargo, no es necesario gastar una fortuna en un regalo para celebrar a mamá en su día. ¿Recuerdas cuando eras niña, y preparabas en la escuela una tarjeta decorada por ti para regalar el Día de las Madres? Apuesto cualquier cosa a que tu mami todavía guarda algunas como un gran tesoro.

Con el paso de los años, los hijos adultos suelen perder la frescura y la espontaneidad de la infancia, y olvidan esos detalles sencillos pero hermosos, que son capaces de conmover más que cualquier regalo costoso.

Un objeto creado con tus propias manos es un presente ideal para recordarle a mamá que sigue siendo la persona más importante en tu vida, tengas la edad que tengas.

Aunque hay algo que ella apreciará mucho más: disfrutar de tu compañía . Haz que ese día se sienta como la reina de la casa, sírvele el desayuno en la cama, llévala a pasear a un parque, a un lago o a la playa, de ser posible, con el resto de la familia. O prepara un almuerzo familiar, con una barbacoa en el patio. Y no te olvides de tomar fotos: esos momentos serán inolvidables tanto para ella como para sus hijos y nietos, y podrían ser el comienzo de una sólida tradición que heredarán las jóvenes generaciones.

Lo más importante es celebrar de manera sencilla , para que puedan aprovechar el tiempo juntas. Es preferible que saboreen un helado en casa, disfrutando de su mutua compañía, que preparar una gran fiesta durante la cual no podrán disponer ni de un minuto a solas, para que le puedas recordar lo mucho que la quieres.

Recuerda que los pequeños detalles suelen ser los más importantes. Ocúpate ese día de los quehaceres del hogar, limpia la casa y cocina para que mamá no tenga que hacerlo. Y no te olvides de felicitar a otras madres que también lo merecen, y que tal vez no tienen la suerte de tener a sus hijos a su lado.