En tu próxima cita, ¡déjalo sin palabras!

Cuando llega ese momento tan esperado en que el hombre que te gusta te pide una cita, surgen las dudas de cómo ir vestida para acertar de pleno y conseguir que todo salga a la perfección. Existe la creencia de que cuanto más sexy vistas será más fácil impresionar a tu acompañante, pero nada más lejos de la realidad, ya que cada tipo de hombre es diferente e interpretará unas cosas u otras según tu manera de vestir y tu actitud en el encuentro. Por ello, es mejor no arriesgar demasiado e ir a lo seguro para que se quede con ganas de conocer mucho más de ti (siempre que eso sea lo que tú quieras, claro).

Si han quedado en un parque o en algún lugar al aire libre para tomar un refresco, es importante que tu look esté cuidado pero que se vea informal. Es decir, elige bien aquello que quieres llevar a tu cita, pero consigue que parezca que en realidad no te has arreglado mucho. Una apuesta segura para una situación como esta son unos jeans y una camiseta con mensaje combinada con una blazer de algún color llamativo . Como calzado elige algún zapato plano, por ejemplo unas bailarinas, para que si el paseo se alarga más de lo previsto no sean tus pies los que te impidan seguir disfrutando de la velada. Un maquillaje muy natural completará un look perfecto para esta ocasión.

También puede ser que el punto de encuentro sea un restaurante donde compartir una comida de fin de semana, y en una cita como esta ya puedes arreglarte un poco más. Una falda apretada combinada con tacones y una chaqueta de cuero para restar sobriedad al look y aportar un toque más juvenil, o unos pantalones de rayas en blanco y negro ( un must de la temporada ) junto a una camiseta negra básica adornada con algún collar llamativo y unas sandalias de tacón, pueden ser las elecciones perfectas para conseguir que no pueda apartar sus ojos de ti.

Y si han decidido compartir una cena y luego salir a tomar una copas, apuesta por la prenda que te hará triunfar con cualquier tipo de hombre: el vestido. Corto, ajustado, de corte midi o con escote corazón, elige el modelo que más se adapte a tu estilo y personalidad y combínalo con unos buenos tacones y algún collar o brazaletes que lo complementen a la perfección. Algo a tener en cuenta, es que si eliges un vestido muy corto, centra la atención en tus piernas cerrando el escote, pero si por el contrario este es más bien generoso, opta por un largo por encima de la rodilla. Si sigues todos estos consejos y consigues sentirte cómoda en cualquier situación, seguro que tu look sumará muchos puntos a tu favor.