¿Eres víctima de acoso sexual? Aprende lo qué debes hacer

Este tipo de acoso debe ser denunciado ante las personas competentes con el fin de evitar que siga ocurriendo.

Ser víctima de acoso sexual es un problema que muchas mujeres enfrentan día a día . Existen jefes tóxicos que gracias a un ambiente laboral que se los permite, acosan a sus trabajadoras. Usualmente ellas se convierten en víctimas silenciosas , que no saben a quién recurrir para acabar con la situación sin perder el empleo.

En la actualidad, se habla del mobbing (bulling laboral) que puede ser realizado por compañeros de trabajo o jefes de área. Mayormente son ellos los que aprovechan su condición para acosar a sus víctimas de dos maneras:

  • Condicionando a sus empleados a aceptar sus proposiciones para aumentarles el sueldo o darles beneficios diversos.
  • Humillando a sus víctimas frente al resto de compañeros e intimidándolas todo el tiempo hasta hacerlas aceptar sus pedidos.

De acuerdo a la Oficina Internacional del Trabajo ( OIT ), para que un comportamiento sea considerado acoso no necesariamente debe haber un contacto físico (tocamientos o acercamientos innecesarios).

Puede existir violencia verbal, palabras con connotación sexual, silbidos, muecas o gestos sexuales, videos pornográficos enviados por e-mail, entre otros. Es importante que las víctimas sepan que nadie puede obligarlas a hacer, oír o ver nada que no deseen y todo puede ser considerado prueba para una demanda por acoso.

La realidad es que muchas personas acosadas suelen aislarse porque no saben cómo pedir ayuda y acabar con la situación, además la humillación a la que son sometidas les causa presión y estrés (lo cual conlleva a la aparición de otras enfermedades), algunas inclusive optan por retirarse del trabajo o mucho peor, pueden llegar a suicidarse, sobre todo si también sufren violencia doméstica .

No obstante, hay que tener claro que estas situaciones no solo perjudican a las víctimas sino a las empresas donde laboran ya que no solo tendrán gastos legales por los juicios que se presenten, sino que también tendrán mala publicidad: nadie querrá postularse a sus puestos de trabajo al saber que son demandados por acoso.

Por ello, es importante que las mujeres tengan claro que si son víctimas de acoso por cualquier compañero de trabajo, pueden recurrir a los departamentos de recursos humanos . Ellos tienen la obligación de ayudar a los trabajadores. No solo eso, también las mujeres se deben empoderar y ahora, con la ayuda de la tecnología, deben grabar cualquier situación de acoso al que son sometidas. Eso no solo parará a sus agresores, sino que las ayudará a tener pruebas suficientes para demostrar la culpabilidad del acosador.

Si el empleador no atiende sus reclamos y la situación no mejora, la trabajadora puede recurrir a la Comisión para la Igualdad de oportunidades en el empleo ( EEOC en inglés), quienes reciben y atienden quejas de acoso sexual en el trabajo. La idea es que nadie se quede callado y que se denuncie cada situación de acoso, solo así nos sentiremos seguras y tranquilas.