Evita los chantajes tras el divorcio

No sólo tu expareja puede pretender chantajearte: también tus hijos pueden incursionar en esta práctica.

Lamentablemente los niños no quedan afuera de la ruptura del matrimonio y sufren de maneras muy distintas. Uno de los aspectos que suele aparecer tras un divorcio son las diferentes formas de chantaje en las que los pequeños se ven envueltos y de las cuales los adultos son los responsables.

Chantajes por parte de tu expareja

Cuando esto sucede, tus hijos se convierten en una especie de arma o botín de guerra utilizado por una de las partes para herir al otro, sin pensar en lo que se está provocando en la salud mental de esos pequeños. Este mecanismo de chantaje puede expresarse a través de distintas situaciones y siempre tiene a tus hijos atrapados y con una carga emocional muy pesada de sobrellevar.

Las idas y venidas desde tu casa a la de tu ex y viceversa se hacen cada vez más tortuosas, los horarios están mal definidos y nada respetados. Y ni hablar de cuando tu ex les habla mal de ti haciéndote quedar como la mala de la película, contándoles verdades o mentiras propias de la vida adulta y que los pequeños no deberían saber, como por ejemplo las causas del divorcio, según señala el blog de sexualidad de Alejandra y Antonio Godoy .

Cuando tu expareja se convierte en un chantajista emocional, pretende que tus hijos y tú se comporten como él quiere, y si no lo logra, hace que se vea como una verdadera víctima. Lo que debes hacer es no ceder ante sus demandas y no temer a sus artimañas. El chantaje solo funciona si tú le das cabida . Lo más sano sería dialogar con tu ex civilizadamente, poniendo en claro que sus mecanismos no servirán para manipularte.

Chantajes por parte de tus hijos

Otra cosa muy distinta es cuando tus hijos se aprovechan de la situación paterna para chantajearlos, ya sea a ti o a tu ex. Tus hijos pueden convertirse en tiranos, con grandes cuotas de rebeldía , cuando se aprovechan de la culpa de sus progenitores por la nueva situación de la familia, por no poder permanecer unidos, por no darles el tiempo que necesitan o por cualquier cuestión derivada de la ruptura matrimonial.

La función de los adultos , en este caso tuya y de tu ex pareja, es no permitir que esto ocurra. Debes dejar en claro que estos comportamientos no están permitidos, y sobre todo tienes que hacer que tus pequeños comprendan que el amor que sienten por ellos nunca va a cambiar y que tanto tú como el papá siempre van a estar a su lado y velarán por su seguridad .


Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de Father and Son por Fabiana , disponible bajo la licencia Licencia de Atribución en http://www.flickr.com/photos/geomangio/5293606077/