Feliz Día del Padre… Mamá

Ser madre soltera es todo un reto, especialmente porque cumples también el rol de padre.

Dedíquense el Día del Padre para los dos, conviértelo en el Día de la Mamá Feliz.
Dedíquense el Día del Padre para los dos, conviértelo en el Día de la Mamá Feliz.
Foto: Shutterstock

Por diversas circunstancias, hay mujeres que tienen que criar a sus hijos sin la ayuda de un padre. A algunas su pareja las ha abandonado y otras, han elegido ser madres solteras. En cualquier caso, son mujeres valientes que se enfrentan cada día al reto de la maternidad en soledad .

El Día del Padre es un día más para superarse en su papel de madre. Lo más difícil no es cómo pasar este día con tu hijo sino luchar contra los estereotipos machistas de nuestra sociedad. Afortunadamente, cada vez son más las mujeres fuertes que luchan y vencen los mitos machistas.

A partir de cierta edad el niño empezará a hacerte preguntas, especialmente en el Día del Padre. No tengas miedo, es normal. Deberás contestarle con total naturalidad para que el niño no se inquiete ni se sienta inseguro. Si no conociste a la pareja adecuada y elegiste ser madre soltera , cuéntaselo con todo tu orgullo puesto que es una decisión heroica.

Explícale que era tan grande tu deseo de tenerle que decidiste hacerlo sola . Si el papá los abandonó, cuéntaselo con mucho cuidado y amor, diciéndole la verdad pero sin hablar mal de su padre , de forma que él no se sienta herido y asegurándole que tú le protegerás siempre por los dos. Si la pérdida de tu pareja fue traumática también debes contárselo buscando las palabras adecuadas, atendiendo siempre a la edad del niño y sin pasarle tu dolor a él.

Una madre sola tendrá que hacer de este día un día especial e inolvidable para su hijo. Si tiene abuelo será, ¡el Día del Abuelo! Qué mejor motivo para pasar el día con los abuelos y darles una grata sorpresa . Tu padre podrá hablarle de ti cuando eras niña, contarle cómo eras, qué tal estudiante eras. Estas anécdotas harán reír a ambos y se sentirán más unidos. Si esto no es posible, simplemente dedícate otro Día de la Madre. ¡Te lo mereces!

Dedíquense el día para los dos. Salgan a disfrutar del día haciendo alguna actividad que no suelan hacer, regálense un día en un parque de atracciones o en el cine. Disfruta de tu hijo , háblale de tu embarazo, de la ilusión que tenías al ver crecer tu barriga con él dentro, cuéntale qué sentiste cuando le tomaste en brazos por primera vez, cómo fue su primer día de colegio.

Todo esto hará que se estrechen aún más los lazos de amor entre los dos. La comunicación es vital para tener una buena relación con tu hijo. Criar a un hijo sola es duro y a veces te puedes olvidar de lo hermoso que es ser madre. Aprovecha el Día del Padre para hacer con tu hijo todo lo que las responsabilidades del día a día no te permiten.