Influenza: cómo hacerle frente a la epidemia

Recientemente declarada como epidemia, la ola de influenza que afecta a los Estados Unidos en estos momentos preocupa a las autoridades sanitarias locales, quienes no dejan de advertir a la población sobre la imperiosa necesidad de protegerse contra la enfermedad.

Las autoridades de salud, lideradas por los Centros de Control de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés), subrayan la importancia de que la gente se vacune, especialmente las embarazadas, los adultos mayores de 65 años y los individuos con un elevado riesgo de padecer complicaciones severas. En este último caso se encuentran los que sufren de asma, diabetes, afecciones respiratorias crónicas, VIH-SIDA o dolencias renales.

Aunque la influenza ha causado la muerte a 29 niños y a un centenar de adultos, expertos en el manejo de la enfermedad han aclarado que ésta no ocasiona el fallecimiento por sí sola. Es decir, solamente traería complicaciones entre sujetos afectados por las mencionadas patologías, jóvenes con problemas inmunológicos, ancianos (90% de los casos) y, ocasionalmente, en embarazadas.

Estés o no entre los grupos con más posibilidades de contraer el mal o sufrir sus potenciales complicaciones, lo primero que debes hacer es vacunarte, ya que, según se ha confirmado, la principal cepa que afecta a 48 de los 50 estados del país, la H3N2, tiene un nivel de transmisión considerable.

Aparte de la inmunización, también existen otras medidas que deberías implementar, tanto si te enfermas como si no.

En el caso de que contraigas la afección, debes tomar medicamentos antigripales , beber bastante agua y parar de fumar. Asimismo, taparte la nariz y la boca al momento de toser o estornudar (los gérmenes pueden propagarse a una distancia de hasta dos metros), lavarte las manos con agua y jabón frecuentemente y alejarte de las personas sanas. Esto último implica dejar de ir al trabajo, la escuela u otros sitios públicos, como cines y restaurantes.

Si afortunadamente no te has enfermado, es importante que te mantengas lejos de los afectados y te laves las manos con frecuencia. Y si entras en contacto con algún enfermo, o con su ropa sucia, asegúrate de higienizar tus manos con agua y jabón o con algún desinfectante bacteriano a base de alcohol. Algo similar debes hacer con las superficies de trabajo, pues los gérmenes pueden sobrevivir hasta por ocho horas.

La actual temporada de flu -que inició en octubre y terminará en mayo- causó el 8.3% de los decesos reportados en 122 ciudades estadounidenses hasta mediados de enero. Dado ese grado de mortalidad, los CDC declararon el nivel de epidemia y varios estados, la situación de emergencia sanitaria.

La influenza es una enfermedad respiratoria contagiosa, cuyos síntomas principales son: dolor de cabeza, ojos, garganta y cuerpo, cansancio excesivo, tos, congestión nasal, fiebre elevada y, a veces, diarrea y vómito. Acude al médico si presentas esta sintomatología y sigue las recomendaciones mencionadas para hacerle frente a esta epidemia, considerada ya la peor de los últimos 10 años.

http://tracking.skyword.com/tracker.js?contentId=281474979065959