La habitación ideal para el bebé

Lo primero que debes tomar en cuenta es qué estado de ánimo quieres estimularle a tu bebé.

La habitación ideal es una en la que la combinación de colores y texturas contribuyen a un desarrollo sensorial óptimo y a un buen estado de ánimo de tu bebé. Es mediante los sentidos que tu bebé experimentará el mundo, e irán sentando las bases del resto de su desarrollo. Además, los colores que utilices tendrán gran impacto en su bienestar. Por eso, las telas que escojas serán muy importantes para lograr la habitación ideal.

La decoradora Elena Toledano dice que las telas nos permiten combinar de maneras diferentes colores y texturas, para generar efectos visuales impactantes y realzar una habitación. Lo primero que tendrías que tomar en cuenta es qué estado de ánimo quieres estimularle a tu bebé. A continuación te explicaremos lo que genera cada color.

Psicología del color

Los colores cálidos se consideran estimulantes y alegres. Entre estos están el rojo, el naranja y el amarillo.  El rojo es el color del movimiento y la vitalidad; usa este color si quieres activar la respiración y estimular un bebé con reflejos lentos. El naranja es entusiasmo, ardor, euforia; úsalo para facilitar la digestión. El amarillo trae alegría, buen humor y voluntad; lo puedes utilizar para activar los centros nerviosos.

Los colores fríos como el azul, el verde y el violeta, se consideran sedantes. El verde es reposo, esperanza, y sugiere aire libre y frescura; utilízalo en la habitación de niños para liberarles el espíritu y equilibrarlos. El azul es inteligencia, verdad, paz y quietud; actúa como calmante y  reduce la presión sanguínea. El violeta es profundidad y misterio; es un color delicado y de acción sedante.

Los colores pueden cambiar su influencia si tienen blanco o negro mezclado. El blanco es la suma o síntesis de todos los colores, y es el símbolo de la inocencia y de la paz; mezclado con cualquier color reduce su potencia, pero siempre de modo positivo y afirmativo.  El negro es la ausencia de color; estiliza y acerca. Además, el contraste entre el negro y el blanco es lo que mejor pueden diferenciar los bebés durante los primeros tres meses de vida. Así que ponle a tu bebé en su habitación, peluches, móviles u otros objetos con este contraste o de colores primarios para estimularle la visión.

La importancia de las texturas

Al tocar las diversas texturas, los bebés aprenden a diferenciar y desarrollan sus cerebros. Así que utiliza texturas diferentes en las camas , cojines y peluches. Pueden ser suaves, ásperas, peludas o lisas. Lo esencial es que hayan diferencias en las telas del cuarto para que el bebé pueda desarrollar su sentido del tacto.

Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de Baby Room…finally done por Angela , disponible bajo la licencia Licencia de Atribución “ShareAlike” No-Comercial en http://www.flickr.com/photos/tweedledeedesigns/4730574711/