La influencia de los videojuegos: lo que necesitas saber

Hace 41 años los primeros juegos de video salieron al mercado. Desde entonces, la influencia de los videojuegos sobre nuestras vidas es una constante ya que se han convertido en parte de nuestra cultura.

Los padres, los políticos, los jugadores y la prensa, halagan y atacan los videojuegos. Lo único que esto hace es ofuscar nuestro entendimiento sobre cómo estos juegos afectan a las personas. “Los videojuegos nos ayudan a aprender”, aseguran algunos científicos mientras que otros aseguran que estos juegos nos vuelven más agresivos y antisociales. Entonces, ¿cuál es la verdad sobre el tema?

A pesar de la cantidad de informes contradictorios que se publican anualmente sobre la influencia de los videojuegos sobre el comportamiento y el aprendizaje humano, lo cierto es que “los juegos pueden tener consecuencias tanto positivas como negativas”, según publicó el doctor Douglas A. Gentile en su artículo para la fundación Dana, ” Videogames Affect the Brain -For Better and Worse . Y es que dentro de una industria que mueve $25 billones de dólares al año, de acuerdo a un reporte publicado en el Wall Street Journal , las opiniones muestran conclusiones opuestas.

El cerebro es una estructura maleable que puede cambiar y evolucionar con cada estímulo que le damos sin importar si el estímulo viene de escuchar una sinfonía de Beethoven, aprender un nuevo idioma, un nuevo deporte, o saltar a través del reino de las setas en Super Mario Bros. Es más, cada entrada de estos estímulos puede afectar el cableado del cerebro si las condiciones son apropiadas.

No obstante, vale recalcar que los videojuegos tienen una combinación poderosa entre concentración y recompensa, como aseguró C. Shawn Green, psicólogo de la Universidad de Winsconsin. “Definitivamente los juegos atacan el sistema de premio/recompensa de una manera diferente a la del resto de actividades”. Esto logra que neurotransmisores como la dopamina fortalezcan los circuitos de las neuronas de la misma manera que el ejercicio fortalece nuestros músculos, hasta el punto de ayudar a prevenir la demencia senil .

Por esta misma razón los videojuegos se pueden convertir en una obsesión y llegar al punto de ser adictivos, pero si se juegan con moderación pueden tener resultados positivos en nuestras vidas, razón por la cual son una excelente herramienta de aprendizaje.

Según los expertos en neurociencia Daphne Bavelier, C. Shawn Green, Doug Hyun Han, Perry F. Renshaw, Michael M. Merzenich y Douglas A. Gentile, los juegos pueden mejorar la capacidad visual-espacial, la agudeza visual, la conmutación de tareas, la toma de decisiones y el seguimiento de objetos. Además, se ha demostrado que algunos juegos ayudan a mejorar la visión, la atención visual, la velocidad de procesamiento y la inferencia estadística.

Asimismo, jugar en exceso crea “apatía y genera un ritmo más lento. Además des-estimula el trabajo académico y los ambientes sociales.” Las investigaciones de estos expertos según publicó el portal de Internet ” Scientific Learning “, han encontrado una relación directa entre los juegos violentos y los pensamientos agresivos, pues se ha demostrado que jugarlos en exceso reduce “la empatía” y “aumentan las conductas conflictivas y perjudiciales en el mundo real”.

Tras estas conclusiones, Raise Smart Kid , recomienda monitorear el tiempo que se dedica a los videojuegos y el tipo de juegos que utilizas, de la misma manera que monitoreas el uso del computador y la televisión. Al hacerlo, aprovecharás la tecnología para un mejor desarrollo.

http://tracking.skyword.com/tracker.js?contentId=281474979066809