Los niños y las reuniones navideñas

Hacer planes y reuniones con niños para Navidad es divertido y agradable.

En mi casa, las reuniones sociales son parte de nuestra vida diaria. Mi esposo y yo siempre encontramos una excusa para reunirnos con amigos y disfrutar de una rica comida y un buen vino. Ahora que estamos por celebrar la Navidad, es una buena época para invitar a amigos y familiares y organizar una fiesta.

Después de todo, la casa va a estar decorada y, aunque es más complicado planear algo cuando hay niños de por medio, ¿por qué no entrar de lleno en el espíritu navideño con una pequeña reunión?

Lo importante es olvidarse de que todo esté perfecto y buscar la participación de todos, inclusive la de los niños. Define los quehaceres de los que ellos se pueden encargar y ayúdalos a sentirse responsables del éxito de la fiesta. Por lo general, cuando hay una fiesta en casa, mis hijos tienden a cooperar bastante y ser dispuestos.

Recientemente cuando fuimos a una fiesta a casa de nuestros amigos Magali y Jorge, nos contaron cuánto habían ayudado sus nenas en los preparativos. “La Gaby me ayudó a hacer pasta fresca y aprendió a rellenarla”, dijo Jorge muy orgulloso.

En realidad, cualquier fiesta – aunque sea pequeña– es saludable para toda la familia. Expertos aseguran que cuando los padres organizan una fiesta en casa, los niños aprenden que sus progenitores tienen otros intereses propios, además de los niños. Cuando estos miran a sus padres relacionarse con otros adultos, tienen la oportunidad de aprender sobre la importancia de desarrollarse socialmente, tener conversaciones que envuelvan a más de una persona y tratar a los demás con respeto y afecto.

Hay que recordar que las fiestas navideñas es la época en que demostramos amor , gratitud y generosidad. ¿Por qué no empezar en casa con nuestros hijos? Hazlos partícipes de tus planes y demuéstrales paciencia, comprensión y entusiasmo por sus esfuerzos.

Para las familias latinas es muy común reunirse con la familia y amigos en esta época. Entonces no hay que olvidar que los niños pueden ayudarnos.

Y recuerda que aunque los niños no tomen decisiones en cuanto a la comida o a los invitados, pueden ayudarte a escoger las flores, o lavar los vegetales y las frutas que vas a servir. Los niños de todas las edades pueden recoger los juguetes y ayudar a mantener la casa limpia el día de la fiesta. Cuando lleguen los invitados, pueden recibirlos y pasar los aperitivos. Además, ¡puedes poner a tu niño más grande a cargo de tomar fotografías para el álbum familiar!

En esta época de fiestas haz planes y organiza reuniones, pero disfruta. Y deja que los niños sean parte de tu reunión. Recuerda que lo importante es sacar tiempo para tus amigos y tu familia.


Maritere Bellas escribe sobre temas para padres y familias para ImpreMedia y Vista, entre otros.