Mamá a los 40, una realidad moderna

La clave de lograr un embarazo exitoso es estar en buen estado de salud, más allá de tu edad.

Los avances médicos y tecnológicos de los últimos 20 años, han hecho posible que muchas mujeres puedan postergar la maternidad hasta después de haberse realizado profesionalmente. De acuerdo con el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades ( CDC ), las estadísticas indican que en la década comprendida entre los años 1997 y 2007, la tasa de natalidad entre mujeres de 45 a 49 años, incrementó un 50%.

La tendencia sigue ganando popularidad entre mujeres de mediana edad, reportando embarazos y alumbramientos exitosos en mujeres mayores de 50 años de edad. El surgimiento de grupos de apoyo como ‘Motherhood Later’ , que inspiran y brindan consejos a mujeres que desean convertirse en mamá a los 40 años y también mayores, ayuda a que la tendencia adquiera arraigo social.

Si gozas de buena salud, no hay contraindicaciones que te impidan ser mamá a los 40, y hasta más tarde en tu vida si así lo deseas. Factores socio-culturales se consideran un mayor obstáculo para las mujeres que quieren ser madres a los 40 años o mayores. A pesar de que la edad no es un impedimento , debes tomar en cuenta tu estado de salud.

En ocasiones, aun cuando la futura madre cuenta con un excelente cuadro clínico, se debe considerar la posibilidad de desarrollar complicaciones médicas. Los adelantos en la tecnología son una excelente herramienta para lograr un embarazo adecuado, manteniendo bajo control los riesgos, pero la realidad es que estos no son infalibles. Como futura mamá debes tener un excelente equipo médico con el cual te puedas mantener en comunicación constantemente.

Tu estilo de vida y dieta juegan un papel crucial para aumentar tu fertilidad y poder lograr el tan deseado embarazo de una manera saludable. Un embarazo exitoso , especialmente a los 40, requiere planificación y mucha disciplina. Una vez hayas consultado con tu médico la posibilidad de un embarazo, tomando en cuenta todos los riesgos, es momento de comenzar la planificación. Ser mamá a los 40, es posible, siempre y cuando planifiques.

Presta especial atención a tu dieta , si es posible, debes consultar a un nutricionista que te oriente en cuanto a observar una dieta saludable, antes, durante y después de tu embarazo.

¿Sabías que el alto consumo de azúcar obstaculiza la fertilidad? El consumo de grasas también debe ser reducido, ya que estas interfieren con la producción de hormonas, las cuales son vitales antes, durante y después de tu embarazo. Aun cuando seas un vivo ejemplo de vitalidad y salud, una dieta natural y balanceada, no solo te mantendrá saludable durante el embarazo, sino que también será de beneficio para tu bebé.

No importa lo que la gente piense, ante los ojos de tu bebé, siempre serás perfecta, a cualquier edad.