Manchas en la piel por el embarazo

Estas manchas suelen desaparecer tras algunos meses después del parto, aunque en ciertos casos nunca se van del todo.

Durante el embarazo, tu cuerpo comienza a cambiar, tus pechos aumentan de tamaño, tu tripa se abulta, tu piel se vuelve tersa y tu cabello brilla de una forma especial. Todos te dicen lo guapa que te ves, y es que la felicidad por la espera de tu bebé, sumada a los cambios hormonales que se producen en tu cuerpo, hace que luzcas con luz propia. No obstante, estas mismas hormonas pueden provocar algunos cambios no tan agradables, como las manchas en la piel.

¿Por qué se producen las manchas?

En el embarazo, los cambios hormonales son los responsables de que el 90% de las mujeres sufra hiperpigmentación, es decir, una superproducción de melanina, la sustancia que da color a nuestra piel, a nuestro cabello y a nuestros ojos. Se trata de una condición benigna, que no afecta ni a la salud de tu bebé ni a la tuya, y se suele dar en pechos, genitales y muslos, así como en axilas. No obstante, son las manchas que aparecen en el rostro, llamadas melasma o cloasma, las que más preocupan y pueden provocar que no te veas guapa durante el embarazo .

Las manchas en el rostro

Conocido en el lenguaje popular como “máscara” o “paño del embarazo” el cloasma afecta al 70% de las mujeres embarazadas, en mayor o menor medida. Además del aumento de ciertos tipos de hormonas, la exposición de tu piel al sol y la carencia de ácido fólico , los genes desempeñan un papel muy importante en la aparición e intensidad de las manchas; así que si en tu familia hay antecedentes es probable que tú también te veas afectada. Las zonas del rostro más expuestas son las del labio superior, las mejillas, la frente o la nariz, y son motivo de disgusto.

Cómo prevenir y combatir

Estas manchas suelen desaparecer tras algunos meses después del parto, aunque en ciertos casos nunca se van del todo. No podemos hacer nada contra las hormonas ni contra los genes. Sin embargo, podemos hacer mucho contra los otros factores. Aporta a tu nutrición el ácido fólico necesario para mantener los niveles adecuados, y emplea desde el inicio del embarazo una protección solar de nivel alto (factor 50 o 60) en todo el cuerpo, haciendo especial hincapié en las partes que quedan al descubierto, como indica la bloguera Judith García . Si las manchas ya han aparecido, bajo la supervisión de un dermatólogo puede aconsejarse el empleo de cremas blanqueantes, y tras un tiempo prudencial después del parto, un peeling.

Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de Baby Bump Photo Shoot por David Leo Veksler , disponible bajo la licencia Licencia de Atribución “Sharealike” en http://www.flickr.com/photos/heroiclife/8521316450/