“Mis padres se están divorciando”

Vivir el divorcio de tus padres es un episodio difícil y doloroso, pero el trance puede ser más sencillo si logras comunicar a ambos tus sentimientos.

Tal vez nunca habías reparado en el significado de tener una familia tradicional, integrada por papá, mamá y hermanos, quienes quizá no se llevaban bien todo el tiempo, pero marchaban sobre un camino seguro. O quizá el ambiente era tan áspero que muchas veces te descubriste a ti mismo deseando que esa situación pasara rápido, sin importar quién tuviera que abandonar la casa.

Hasta que un día el anuncio de que tus padres se divorciaban llegó y cualquiera que hubiera sido la situación en tu hogar la noticia te tomó por sorpresa transformando todo en tu vida, y lo que es peor, sin deberla ni temerla, tus padres te han hecho parte del juego: te toca escuchar a uno hablar mal del otro, ver cómo discuten por dinero y que de ello dependa que te puedan o no ver y hasta los descubres haciendo o hablando cosas con toda la intención de que tú le cuentes al otro. Es decir, ahora eres el “corre, ve y dile” oficial.

Hay que reconocer que es difícil moverse en un escenario tan adverso como el que se te presenta, más aún porque ambos son tus padres y los amas, pero el hecho de que tomes medidas para proteger tu relación con ellos y sobre todo, que mantengas a salvo tu corazón, es una decisión muy sabía que no se traduce en dividir tus sentimientos sino en dejar claro que ellos son importantes para ti.

Si no sabes cómo actuar ante ciertas situaciones que se presentan en esta separación, te compartiremos algunos consejos de Gloria Mercedes Isaza Posse y María Elena López, autoras del libro “Algo pasa en casa: El divorcio de mis padres”, de Ediciones B, para que salgas bien librado:

  • Aunque tú quieres ver a tu padre o a tu madre, el otro no te da permiso. Las expertas te recomiendan: “Entonces hazles saber que éstos son problemas suyos y que tienes derecho a estar con ambos”.
  • Alguno de ellos se siente triste cuando tú no estás. “Si esto ocurre dales un gran abrazo y diles cuánto los quieres. Si te quedas preocupado, llámalos un rato más tarde para saber cómo están. Recuerda que ellos son adultos y saben cuidar de sí mismos”.
  • Guardián de secretos: Alguno de tus padres podría pedirte que no hables acerca de algo que ha hecho o dicho, e incluso de algún plan que pretende realizar contigo o tus hermanos, si este es el caso “cuéntales a tus padres cómo te sientes y diles que no te pidan que guardes sus secretos y que por favor, es mejor que no lo compartan contigo”.
  • Si les encanta hablar mal del otro frente a ti, te incomoda y te hace sentir que no deseas estar en medio de la situación: “La mejor respuesta es: “Yo los quiero a los dos, lo que no deseo es formar parte de sus peleas”.
  • Cuando alguno de tus abuelos dice comentarios negativos de uno de tus padres, haciéndolo culpable de la separación: “Si esto llegara a ocurrirte, pídeles que no lo hagan delante de ti porque te duele. Explícales que los dos son tus padres y los quieres”.

Seguramente son muchas las dudas y las incomodidades que te produce la separación de tus papás, pero como recomiendan las autoras, ahora tu tarea es “aprender a respetar y aceptar la decisión, aun cuando no estés de acuerdo y te duela. El divorcio no ocurrió porque llegaste a desearlo en algún momento, ni por algo que hayas imaginado, es una decisión de adultos para afrontar dificultades de adultos”.

Mientras más pronto te adaptes a vivir en esta nueva estructura familiar y les dejes en claro que sin importar lo que haya pasado, tú sientes afecto y respeto por los dos, podrás convivir con tus padres sin que esto represente un conflicto y pese a que estén separados puedan continuar creciendo juntos.

Para ver

Papá por siempre

Dirige Cris Columbus

Estados Unidos, 1993

Colaboración de Fundación Teletón México.