Mucha azúcar puede afectar la memoria

Reducir al máximo el consumo de azúcar no sólo te ayudará a prevenir enfermedades como la diabetes: también te ayudará a conservar tu memoria.

Mantener niveles normales de azúcar en la sangre a medida que envejecemos puede protegernos de algo más que la diabetes. También puede ayudar a prevenir la pérdida de memoria relacionada con la edad, como ha sido demostrado en un nuevo estudio. Al utilizar imágenes cerebrales de alta resolución, los investigadores demostraron que el aumento de los niveles de azúcar en la sangre se dirige selectivamente a un área clave del cerebro relacionado con la pérdida de memoria.

Azúcar en la sangre y la memoria

Centrándose en el hipocampo (la zona del cerebro relacionada con la memoria y el aprendizaje), los investigadores identificaron previamente una sección que estaba más asociada con la pérdida de memoria relacionada con la edad.

En su estudio publicado recientemente, los investigadores examinaron cómo esta zona, conocida como el giro dentado, se ve afectada por los cambios que normalmente se observan con el envejecimiento, como el aumento del colesterol, el peso corporal y el azúcar en la sangre.

Debido a que los niveles de azúcar en la sangre tienden a ser más altos con la edad, el hallazgo sugiere que se deben controlar y tomar medidas para reducir el azúcar en la sangre a medida que envejecemos, lo que puede ser una estrategia importante para prevenir el deterioro cognitivo relacionado con la edad para todos, no sólo para las personas que padecen diabetes.

El ejercicio reduce el azúcar en la sangre

Puesto que el ejercicio mejora la capacidad de los músculos para procesar la glucosa, tiene sentido que ayude a proteger la función cognitiva a medida que envejecemos. Por eso es recomendable ejercitarse al menos tres ves por semana. Linda Nichol, PhD, del Instituto Nacional sobre el Envejecimiento, dice que la investigación puede ayudar a explicar por qué las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedad de Alzheimer.

Dieta

El profesor de neurocirugía de la Escuela David Geffen de Medicina en UCLA y profesor de biología integrativa y fisiología en la Universidad de UCLA de Ciencias y Letras, Fernando Gómez-Pinilla , afirma que “comer una dieta rica en fructosa a largo plazo altera la capacidad del cerebro para aprender y recordar información. Pero la adición de ácidos grasos omega-3 a sus comidas puede ayudar a minimizar el daño.” Y aconseja comer alimentos ricos en este ácido como el salmón, las nueces y las semillas de lino o tomar una cápsula diaria de DHA.


Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de dulce por Eduardo , disponible bajo la licencia Licencia de Atribución “Sharealike” en http://www.flickr.com/photos/tnarik/3058988803/