Niños pequeños: tips de seguridad para el verano

Con los niños en casa, la posibilidad de sufrir algún accidente aumenta. Toma las medidas preventivas necesarias.

La estación de verano comienza con buenas noticias: temperaturas cálidas, más horas de luz para disfrutar al aire libre y vacaciones en el trabajo o escuela para disfrutar de estas bondades.

Sin embargo, con tanta actividad también surgen algunos riesgos, por ello es importante tomar las medidas de prevención pertinentes para hacer del verano una época placentera y segura para tu familia .

Bienvenido el verano

En el caso de los niños pequeños , tomar medidas de seguridad cada vez que estén al aire libre es obligatorio. Sólo así podrás estar segura de que tu pequeño no sólo disfrutará sino que saldrá revitalizado de la experiencia veraniega. A continuación te damos una guía con consejos prácticos para que en verano, la seguridad de tu bebé e hijos pequeños esté garantizada.

Gérmenes veraniegos . Mantén al máximo la higiene. Los entero-virus prosperan con el calor y afectan especialmente a niños. En bebés que están en dentición cuida que los juguetes para masticar y el ambiente que rodea al pequeño (donde puede caer al suelo el juguete) estén limpios y desinfectados. Siempre lava las manos de tus hijos antes de comer, luego de jugar, acariciar mascotas y después de haber chapoteado en piscinas o la playa.

Picaduras de insectos. Revisa diariamente la piel de tu hijo, si hay picaduras lava con agua y aplica una loción especial o de calamina. Prevén picaduras de hormigas con repelentes naturales y evita el acercamiento de insectos voladores veraniegos ( variedades de mosquitos , abejas, hormigones).

Los ojos . Un grano de arena u otras sustancias pequeñas pueden ser suficientes para al restregarse dañar la córnea. En la playa y en casa, vigila que tu hijo que no se lleve las manos a los ojos cuando juega con arena, tierra o greda. En caso que los ojos de tu bebé se irriten llena una botella con agua de grifo o purificada y viértela con suavidad por los lados de los ojos.

El sol . Mantén los niños cubiertos o sin tomar sol durante las horas de mayor radiación (11am a 2pm). Siempre que vayan a estar expuestos al sol, aplícales una pantalla solar en todo el cuerpo. Importante: utiliza un protector solar para niños con factor 30 o superior (lee bien las etiquetas). Los mejores protectores infantiles son los que contienen como ingrediente activo dióxido de titanio u óxido de zinc. Sólo deberías prescindir del protector solar en caso de cubrir a tu hijo con manga larga y sombrero, y esté bajo una sombrilla.

Piscina y el mar . Supervisión constante. En playas y piscinas no quites los ojos de encima de tu pequeño ni un solo segundo. Esto corre especialmente para piscinas portátiles, que aunque sean más pequeñas o con menor nivel de agua no implican seguridad, el niño puede resbalar fácilmente y puede no lograr levantarse. Los ahogos ocurren en un abrir y cerrar de ojos. Usa la supervisión de contacto, es decir, vigila a tu pequeño a una distancia suficiente donde con apenas moverte ya puedas alcanzarlo.

El auto o coche . ¡No dejes a tu hijo en el carro! Así pienses que solo es un momento, para un bebé o niño pequeño puede ser fatal permanecer en un coche cerrado en pleno verano aunque sea unos minutos.