Ojo con la miel

Un tercio o más de toda la miel consumida en EEUU, puede llegar como contrabando desde China y contiene antibióticos y plomo añadidos ilegalmente.

La población estadounidense consume unas 400 millones de libras de miel al año, aproximadamente un poco más de una libra por persona. Por esa razón resulta alarmante la noticia dada a conocer en un informe del Food Safety News: un tercio o más de toda la miel consumida en EEUU, puede llegar como contrabando desde China y contiene antibióticos y plomo añadidos ilegalmente.

Aunque la miel de origen asiático está prohibida en Europa, todavía se encuentra en algunos establecimientos en EEUU, desafortunadamente porque los empacadores la pueden adquirir más barata y la FDA solamente inspecciona una fracción de las importaciones.

Los expertos en abejas de la Universidad de California en Davis aconsejan a los consumidores que antes de llevarse a casa el próximo frasco de miel lean bien la etiqueta y se aseguren que diga “Produced in the U.S.A.” (Producida en Estados Unidos). Si no está seguro de su origen, busque otro frasco entre las numerosas opciones que existen en el mercado.

Nueva medicina contra la gripe

Estudios preclínicos realizados en ratones demuestran que un nuevo tipo de medicamento que usa una aproximación similar a la de los inhibidores de la neuraminidasa como el oseltamivir (Tamiflu) y el zanamivir (Relenza), en un futuro podría usarse en los humanos para tratamiento de la gripe o influenza.

Al igual que el oseltamivir y el zanamivir, los nuevos agentes (conocidos como ácidos siálicos 2.3-difluoro o DFSA), actúan sobre la enzima neuraminidasa que permite que el virus de la influenza se extienda a otras células después de replicarse. Los estudios in vitro demostraron que los DFSA resultaron efectivos contra varias cepas de gripe, incluyendo las resistentes a medicamentos.

http://www.VidaySalud.com