Pon remedio a las várices

No te resignes a tener las piernas marcadas por las venas varicosas. Te ayudamos a solucionarlo.

Pon remedio a las várices
Ponle remedio a las molestas y desagradables várices.
Foto: Shutterstock

Las varices son un problema de salud que afecta a una de cada tres personas mayores de 45 años y, en especial, a las mujeres.

Suele tener su origen en la predisposición genética, los cambios hormonales (embarazo, menopausia, anticonceptivos ), el sedentarismo, el exceso de peso, una dieta desequilibrada rica en grasas animales , el estreñimiento o el abuso de calzado alto y de ropa ajustada.

Al tratarse de una patología asociada a una mala circulación en las extremidades, los síntomas van desde molestias en las piernas, hinchazón de pies y tobillos hasta sensación de pesadez y engrosamiento de las venas .

Afortunadamente, tanto una dieta correcta basada en alimentos depurativos que eliminen las toxinas del organismo como unos hábitos adecuados pueden contribuir a prevenir las varices y mejorar su estado si ya han aparecido.

Alimentos que te pueden ayudar

Los cítricos, la fruta tropical ( papaya , piña) así como los kiwis poseen grandes dosis de vitamina C, un nutriente que mantiene la sangre más fluida y reduce el riesgo de que las venas se inflamen. El mismo efecto tienen los alimentos ricos en alicina y compuestos sulfurados como el ajo, la cebolla, el puerro y la col.

Los vegetales de color morado (uvas negras, moras, arándanos, grosellas, berenjenas) mejoran la circulación de retorno y fortalecen las paredes de las venas haciéndolas más elásticas.

Otro de los productos esenciales, sobre todo, en verano es el agua. Sin la cantidad adecuada de líquidos (entre seis a ocho vasos), la velocidad de la sangre disminuye y ésta se pone viscosa.

Combate los trastornos circulatorios con tu dieta

Los grandes enemigos de la circulación y, por tanto, de las varices, son las grasas animales (carnes rojas, embutidos), las harinas refinadas (pan y pastas blancos, bollería industrial, sal, alcohol, café y bebidas estimulantes).

El estreñimiento también puede agravar este problema. Para combatirlo, toma productos de alto contenido en fibra como el salvado de trigo, las ciruelas, los cereales integrales, etc.

Por otro lado, puedes recurrir a ciertas plantas que purifican la sangre y estimulan la circulación . Las más eficaces son las tisanas a base de cola de caballo, melisa, rusco o espino blanco. En su aplicación externa, si las varices son dolorosas aminorarás las molestias con compresas empapadas en infusión de caléndula y manzanilla.

Buenas costumbres

Tan importante como seguir un plan dietético es tener en cuenta una serie de recomendaciones en nuestra vida diaria .

  • Piernas en alto: en tus periodos de reposo, procura descansar las piernas en alto.
  • Agua fría: acaba la ducha con un chorro de agua fría sobre tus piernas, así facilitarás la circulación de retorno.
  • Calor: el calor directo dilata los capilares y resulta perjudicial. Por eso, no conviene abusar de los baños excesivamente calientes ni exponerse al sol de manera prolongada. Además, ten cuidado con la depilación de cera caliente, los rayos UVA y las saunas.
  • Ropa: evita el uso de calcetines o medias demasiado ajustados que opriman los tobillos
  • Ejercicio físico : practica alguna actividad como andar, nadar o subir y bajar escaleras para mantener alejado este problema circulatorio.