Qué es y cómo prevenir el Síndrome de Burnout

Cuando tu cansancio es crónico y te irritas con facilidad, es probable que sufras el desgaste conocido como "burnout".

El famoso Síndrome de Burnout es un padecimiento que se origina como respuesta a las grandes presiones, los esfuerzos emocionales intensos y las relaciones interpersonales conflictivas en el ámbito del trabajo. Entre sus síntomas más destacados se encuentran la fatiga crónica, la irritabilidad y la disminución del rendimiento profesional. Sus repercusiones negativas en el desempeño profesional suelen tener efectos en la vida familiar y afectiva.

Detallado en 1973 gracias al psicoanalista Freuder J. Heudenberger, el desgaste profesional puede despertarte sentimientos contradictorios hacia las personas de tu ámbito laboral .

¿Te sientes emocionalmente agotada? Frente a la sobrecarga, es natural que experimentes rechazo, angustia y baja autoestima. Corre la culpa a un lado y enfócate en los aspectos positivos de tu vida.  Si sabes que das lo mejor de ti, quizás el departamento de recursos humanos tendrá que reevaluar su accionar.

Síntomas y soluciones

Si en los últimos tiempos has desarrollado una increíble fuerza de voluntad para responder a las demandas de tu jefe , colegas y clientes, ten cuidado de no caer en la exigencia extrema . No dejes que las tensiones tomen el control de tu vida. La mayoría de las veces, los empleados no son valorados como merecen. Es importante que mantengas tu mente despejada y aprendas a pedir ayuda profesional o dentro de tu círculo de confianza.

De hecho, el “Síndrome de quemarse por el trabajo ” toma las características de una relación vampírica. Te sientes cansada, el clima es hostil, tu estrés se vuelve fulminante y las demandas, lejos de cesar, se hacen más intensas .

El psicólogo José Antonio González Porras hace hincapié en 3 aspectos típicos que derivan en diversos niveles de burnout , desde el más leve caracterizado por las quejas y el cinismo hasta los más graves vinculados con la depresión, el aislamiento y el colapso.

El primer síntoma es el agotamiento emocional entendido como la falta de energía para encarar el trato con otros. Luego, aparecen las respuestas agresivas y actitudes hostiles hacia quienes brindas un servicio; es un mecanismo defensivo. Por último, las autoevaluaciones negativas emergen como grandes frustraciones. En cualquiera de estos casos, debes pedir ayuda. Visita a tu médico de cabecera o intenta hablar con un terapeuta especializado.

Evalúa junto a tus seres queridos las mejores formas de dar con una solución. Además, una dieta balanceada sumada a la práctica regular de actividad física (30 minutos diarios mínimo) te predispondrán mejor. Inclusive, aumentarás la calidad de tu descanso nocturno . Dormir es sinónimo de alimentar tu parte psíquica. Si tienes la oportunidad de hacerte una escapada de fin de semana, no dudes en conectarte con la naturaleza. Respira, medita y dialoga.


Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de Stressed College Student por CollegeDegrees360 , disponible bajo la licencia Licencia de Atribución “Sharealike” en http://www.flickr.com/photos/83633410@N07/7658305438/