Qué es y cómo tratar la fobia social

El tratamiento se evalúa de acuerdo a la gravedad de la fobia. Lo que mejores resultados ha logrado es una combinación de ansiolíticos o antidepresivos.

A menudo, sobre todo si eres tímida, puedes sentir muchos nervios y tensión antes de exponerte a una situación en la que debas enfrentarte a otras personas. Puede tratarse de la asistencia a una fiesta llena de invitados a los que no conoces, el comienzo de un nuevo trabajo o el inicio de cualquier actividad que implique el contacto con otros. Sin embargo, esta actitud que sólo forma parte de un rasgo de la personalidad nada tiene que ver con el trastorno de la conducta llamado fobia social.

Causas y síntomas

La fobia social es un miedo persistente e irracional ante situaciones que puedan involucrar la evaluación y el juzgamiento por parte de los demás, como en fiestas u otros eventos sociales. Las personas que la padecen suelen evitar cualquier tipo de situación en la que puedan ser juzgadas por otros. Es una de las fobias que afecta de igual modo a hombres y a mujeres.

Las personas que la padecen tienen el riesgo de caer en la drogodependencia y el alcoholismo, ya que pueden recurrir a estos elementos para relajarse frente a situaciones sociales. Entre las causas y síntomas de la Fobia Social , se verifica que menudo comienza en la adolescencia, y se vincula con la presencia de padres sobreprotectores o con la limitación en el acceso a actividades interpersonales de distinto tipo.

En cuanto a la sintomatología aparece una enorme ansiedad y timidez ante situaciones sociales cotidianas. Existe un miedo intenso, persistente y crónico de ser vigiladas y juzgadas por otros, y de hacer cosas que las avergüencen. Lo que puede llevarlas a preocuparse durante mucho tiempo por una situación a la que le temen. Este temor puede volverse tan intenso que interfiere con el trabajo u otras actividades ordinarias, y a menudo traer dificultades para establecer vínculos con otras personas.

Tipos de fobia social y tratamiento

Este tipo de fobia puede estar vinculada a una situación particular, como hablar con otras personas, comer o beber delante de otros, o puede ser muy amplia, como en el caso de la fobia social generalizada. En este último caso, se experimenta ansiedad alrededor de cualquier persona distinta a los miembros de la familia. Entre los síntomas físicos se encuentran el ruborizarse, la dificultad para hablar, las náuseas, la sudoración y los temblores.

Este tipo de conducta se relaciona con la falta de autoestima , y al mismo tiempo la perjudica, ya que genera en quien la padece una enorme sensación de inseguridad frente a las demás personas . El tratamiento se evalúa de acuerdo a la gravedad de la fobia. Lo que mejores resultados ha logrado es una combinación de ansiolíticos o antidepresivos para aliviar algunos síntomas, conjuntamente con la psicoterapia cognitiva conductual.

Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de Sola por César Alonso Ferreras , disponible bajo la licencia Licencia de Atribución “ShareAlike” No-Comercial en http://www.flickr.com/photos/twisen33/6781698227/