Qué hacer ante un embarazo de riesgo

Si tu médico te ha informado que tu embarazo es de riesgo, no debes alarmarte prematuramente.

Qué es un embarazo de riesgo? Se define, en primer lugar, de acuerdo a la edad: se considera embarazo de riesgo cuando una mujer es menor de 17 años y mayor de 38. Otros factores englobados dentro de él son los embarazos múltiples, haber tenido más de cinco partos o más de dos abortos, haber dado a luz a niños con peso menor a 2.5 kg o mayor a 4 kg, o haber presentado trastornos y anomalías en embarazos previos.

A continuación te damos unos consejos para que sepas cómo actuar ante un embarazo de riesgo:

Primer paso: conserva la calma

Si tu médico te ha informado que tu embarazo es de riesgo, no debes alarmarte prematuramente. No te enfoques en la idea de que ocurra alguna complicación, pues siempre hay algo que puedes hacer para reducir esa posibilidad al mínimo. Ante un embarazo de riesgo, el estrés sólo trae más problemas. Tu cuerpo está trabajando al máximo; es importante dormir bien. Mantener una actitud optimista es básico. Hay muchas formas de relajarte , como el yoga o la natación para embarazadas.

Aliméntate sanamente

En primer lugar, una adecuada nutrición es fundamental. El sobrepeso puede derivar en diabetes gestacional o preeclamsia. Estas anomalías interfieren con la absorción de nutrientes por parte del feto, y pueden ocasionar un nacimiento prematuro. Además, el exceso de grasa abdominal dificulta el paso de las ondas de ultrasonido, lo que puede dificultar que tu médico observe claramente al bebé. Un excesivo aumento de peso durante le gestación aumenta las posibilidades de tener una cesárea o un parto largo.

Los antecedentes cuentan

Si tu historial obstétrico es desfavorable, es importante que tu médico vigile de cerca la gestación y que reposes adecuadamente. Infecciones como la toxoplasmosis o el herpes, la anemia y los procedimientos quirúrgicos previos pueden ponerlos en peligro a ambos si no se tiene el cuidado suficiente. Durante el embarazo, prepara tu cuerpo y tu mente para esta gran hazaña: no descuides tu salud y estarás lista para recibir al nuevo miembro de la familia.

Actívate y evita toda sustancia tóxica

Un programa de ejercicio especializado aporta grandes beneficios: te sentirás con más energía, dormirás mejor y estarás contenta con tu imagen. El ejercicio te prepara para el gran momento y te ayudará a regresar rápidamente a tu peso normal después del nacimiento del bebé. No está de más recordar, como señala el dr. Alfredo Germain Aravena , la importancia de evitar por completo el alcohol y el tabaco, ya que son los responsables de la mayor parte de las complicaciones en recién nacidos.

Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de Tish009 por Evil Erin , disponible bajo la licencia Licencia de Atribución en http://www.flickr.com/photos/evilerin/4803157151/