¿Qué imagen proyectas a los demás?

Sin duda, tu actitud está muy relacionada con la forma en que te perciben las otras personas, pero la imagen no lo es todo.

Si el deseo de aprobación se ha convertido en una necesidad en tu existencia, significa que tienes mucho qué hacer por ti misma.

Querer proyectar en los demás una imagen positiva no es malo; sólo lo es cuando esa búsqueda de aprobación pasa de ser un deseo a una imperiosa necesidad. Y este sentido que le des va a condicionar tus relaciones con los demás, y va a condicionar tu manera de comportarte.

Más de una vez te habrás preguntado al cruzarte con una persona conocida: “¿qué pensará de mí?” Pero en realidad, lo que menos te importa es lo que piensa; lo que de verdad ansías es que aquello que piense te deje en un buen lugar, y sea positivo. Si te importa tanto lo que piensan los demás de ti, que en ocasiones te olvidas de ti misma y de cómo piensas, no estás valorándote de manera adecuada.

Tipos de imágenes que podemos proyectar

  • Persona positiva. Si proyectas esta imagen en los demás, pensarán que disfrutas de la vida, que estás llena de energía, que eres fuerte y te sientes capaz de todo. Incitarás que las personas se acerquen a ti para que les contagies tu felicidad, armonía y tus ganas de ser feliz .
  • Persona negativa. Los demás te verán como una mujer llena de enfado y resentimiento, con falta de amor y cariño. Te verán como una persona sin metas, ya que todo lo ves como un drama y excesivamente complicado.
  • Persona criticona. Si eres una persona criticona, trasmites una imagen de desconfianza e inseguridad a los demás. Las personas pueden pensar que si críticas a otros delante de ellos, con ellos puedes hacer lo mismo cuando no estén . Si eres de este tipo de personas, es probable que alejes a la gente de tu lado.
  • Persona amable. Si tu imagen es de persona amable, proyectarás en los demás confianza: se sentirán atendidos y escuchados por ti, te pedirán ayuda en sus momentos de duda y conseguirás que las personas se unan a ti, y serán amables contigo cuando los necesites.

El terapeuta David Álvarez, en su artículo ”¿Cómo te ven los demás?”, te lleva a una reflexión sobre si de verdad es tan importante lo que piensan los demás de ti misma, y llega a la conclusión de que las diferencias individuales de cada uno son las que te llevan a ser una persona única que aporta riqueza a la sociedad.