Risotto con inspiración mexicana

Un platillo que podrás compartir con tu familia o tus amigos este fin de semana.

El risotto es un platillo típico del norte de Italia. Se trata de un cereal que se saltea ligeramente en mantequilla y se hierve lentamente en vino y otro líquido de cocción, hasta que el grano está cocido. A esta base se incorporan mantequilla, queso parmesano, vegetales e incluso mariscos. Una de las versiones más célebres es el risotto al estilo de Milán , que se condimenta con azafrán para obtener un delicado tono amarillo.

Un risotto puede prepararse con cereales como el trigo salvaje o la cebada, pero lo más tradicional es utilizar arroz Arborio o Carnaroli.

En México , las cocineras principiantes suelen enfrentarse al problema del arroz “batido”, pero si vivieras en Italia, esto podría considerarse un éxito en lugar de un descuido, pues lo que distingue al risotto tradicional es su consistencia cremosa y más húmeda de lo normal.

La clave para lograrlo es agregar el líquido poco a poco, dejando que se absorba antes de añadir más, y batir enérgicamente al final de la cocción. Si nunca has preparado risotto, puedes empezar con esta receta de inspiración italo-mexicana, creación de la bloguera Rose Colón :

Ingredientes (para 4 personas):


  • 250 g de arroz arborio
  • 1 litro de caldo de pollo
  • 120 ml de vino blanco
  • 1 cebolla picada finamente
  • 1 jitomate, picado en dados
  • 2 chiles serranos, limpios y picados
  • 4 cucharadas de mantequilla
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 50 g de queso parmesano rallado
  • Sal
  • Cilantro fresco para decorar

Procedimiento:


Vierte el caldo en una cacerola; llévalo a hervor y consérvalo caliente. En otra cacerola de fondo grueso, calienta el aceite y una cucharada de mantequilla, y sofríe la cebolla durante 2-3 minutos. Agrega el jitomate picado y los chiles; cocínalos por 5 minutos más. Añade el arroz e intégralo perfectamente con el sofrito; sazona con sal. Vierte el vino blanco y espera a que el alcohol se evapore.

A continuación, agrega media taza de caldo y deja hervir, removiendo constantemente. Cuando la preparación esté casi seca, agrega más caldo. Repite este proceso hasta que hayas usado todo el caldo y el arroz esté cocido. Debe quedar espeso y cremoso . No olvides rectificar la sazón. Retira del fuego, añade la mantequilla restante y el parmesano y bate enérgicamente para incorporarlos. Sirve el risotto en platos hondos y decora con un poco de cilantro.

Si no te agrada el jitomate, puedes sustituirlo por una calabacita picada o cortada en juliana. Si sobra risotto, recaliéntalo a fuego bajo con unas cucharadas de agua, para rehidratarlo.


Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de Lemony Zucchini Risotto por Rooey202 , disponible bajo la licencia Licencia de Atribución en http://www.flickr.com/photos/rooey/6087455124/