Sencillas y deliciosas recetas vegetarianas

Al ser vegetariano se sabe que hay muchas formas de comer delicioso sin limitarse, y sobre todo, obteniendo los nutrientes de otros productos distintos a la carne. Las recetas vegetarianas para quienes no siguen este tipo de alimentación pueden parecer aburridas, pues se cree que se trata sólo de ensaladas y sopas. Es por eso que aquí te presentamos unas simples y deliciosas recetas sin limitar los sabores, las texturas y una infinidad de combinaciones para que esa comida sea inmejorable y no te quedes con ganas de ‘algo más’.

Las berenjenas son muy usadas en los Estados Unidos por lo fácil que es combinarlas con otros alimentos; al hacerlo éstas toman el sabor de otros ingredientes y le dan consistencia a tu platillo. Se usan en muchas recetas vegetarianas. Una sencilla forma de prepararlas es cortarlas en rebanadas gruesas, dorarlas un poco, cuando estén suaves quitar la pulpa, hay que quitar aproximadamente la mitad de su grosor, se puede hacer esto raspándolas con una cuchara, pero ojo, no tires lo que has quitado solamente cocínalo aparte.

Cuando estén cocinadas a tu gusto ponlas en un plato y prepara un relleno. El relleno puede ser la misma pulpa que quitaste anteriormente junto con pimiento verde o rojo, cebolla, ajo y calabaza guisados con un poco de aceite de oliva en un sartén. El tiempo de preparación dependerá de la estufa, se sugiere que cuando puedas sentir los olores de los ingredientes es que están cocinados, la calabaza puede tomar un poco más de tiempo así que puedes comenzar con ésta y unos minutos después juntar los demás ingredientes. En un tiempo de 10 minutos puedes tener todo listo. Solo pones la mezcla anterior como cubierta de las berenjenas con un poco de perejil si se desea y listo tienes un platillo gourmet en poco tiempo.

La papa es otro alimento que es muy versátil, hay muchas formas de cocinarlas, puede ser al horno con mantequilla; puedes cocerlas, quitar la piel, cortarlas en cuadros o rodajas y simplemente mezclarlas con granos de elotes y crema al gusto.

Otra forma es haciendo un puré o tortitas de papa. Para estas últimas, cuando las papas estén suaves, después de ponerlas en agua a fuego lento, se hacen pequeñas bolitas que se deben aplastar suavemente con las dos manos, se pasan por un poco de huevo y sal y se fríen en aceite; ya que estén un poco doradas quita el exceso de grasa con una servilleta. Puedes comerlas con salsa catsup o de la forma que prefieras; lo mejor es que puedes hacer muchas para la semana y con solo recalentarlas recuperaran su sabor.

Las espinacas son una fuente de hierro y muchas proteínas; las puedes comer en ensalada, como base de un sándwich o puedes hacer una deliciosa crema , lo único que necesitas hacer es moler las espinacas con un poco de agua en un procesador de alimentos o licuadora por algunos minutos. Recuerda que la espinaca tiene mucho volumen pero se necesita mucha para hacer platillos con ella, así que no te limites en cantidad, la tonalidad del verde te dirá si es mucha o poca, pero en general nunca es mucha. Ya molidas vierte en una olla un poco de mantequilla con cebolla, o si gustas puedes moler la cebolla junto a las espinacas para así no encontrar pedazos en tu crema, cuando se derrita la mantequilla vierte la mezcla y déjala hervir, ya que este hirviendo agrega leche al gusto, de 2 a 3 tazas serán suficientes.

Estas son unas sencillas recetas al alcance de todos