Situación sentimental: es complicado

Amores complicados, amores ingratos, amores imposibles o no correspondidos. No todos los noviazgos son sanos y felices.

Enamorarse de la persona equivocada es una de las situaciones más dolorosas que puede experimentar una mujer. Las relaciones complicadas, aquellas que no ofrecen seguridad ni compromiso, si bien es posible que comiencen como algo fugaz y divertido, pueden decantar en problemas mucho más graves y llegar a afectar las relaciones sociales y la autoestima.

Amores complicados, amores ingratos, amores imposibles o no correspondidos. No todos los noviazgos son sanos y felices. Hay quienes en su afán de encontrar el amor , por el deseo de no estar solos o por miedo a no conseguir la pareja que merecen, se embarcan en relaciones poco o nada constructivas, que lejos de proporcionarles bienestar, las llevan por el camino de la infelicidad.

El sólo hecho de calificar una relación de complicada es un símbolo claro de que no existen suficientes bases sobre las cuales levantarla. Las circunstancias en las que se crea este vínculo son variadas: puede ser producto de una infidelidad , personas que iniciaron una relación con expectativas o necesidades distintas o que comenzaron a salir sin dejar claras las reglas del juego.

Adiós a la dependencia

Si te encuentras en una situación así es importante que sepas que es muy bajo el porcentaje de que estas relaciones logren tener éxito en el futuro. Suele cumplirse en este caso el dicho que reza:  “lo que comienza mal termina mal”.   No poder salir de una relación que te hace daño, puede ser una señal de que sufres dependencia afectiva, algo en lo que es necesario trabajar para no salir lastimado.

Estas relaciones basadas en la dependencia, lejos de ser sanas, pueden hacer que pierdas la confianza en ti misma, la autoestima y hasta a tus amigos de siempre.

Saber escoger

El psicoterapeuta  Mario Guerra en su blog explica que la principal queja de sus pacientes tiene que ver con su pareja y que la mayoría no piensa que fueron ellos quienes escogieron a esa persona y la hicieron parte de su vida. Lo cierto es que las relaciones de pareja no son producto de la suerte o el azar , sino un decisión que no siempre se toma por los motivos acertados.

En este sentido, evadir las relaciones peligrosas para tu salud mental, espiritual y física pasa por un proceso de establecer claramente las cosas que esperas conseguir, los límites que estás dispuesta a soportar y establecer un balance entre lo que das y lo que recibes cuando te involucras sentimentalmente con alguien.

Fuente imagen: Because she’s vulnerable. por Sara Neff , disponible bajo Licencia de Atribución en http://www.flickr.com/photos/saraneff/4651289127/