¿Sufres de depresión posparto?

Dar a luz un bebé es una de las experiencias más hermosas que se puedan experimentar. La mamá y también el papá, se encuentran deleitados por el pequeño nuevo miembro de la familia. Pero a veces es diferente y sucede que una mujer que esperaba con ansia su futuro hijo, después del parto comienza a tener un extraño cambio de comportamiento. Este inquietante suceso se conoce como depresión posparto.

Debido a lo intensa que es la experiencia de dar a luz y recibir un ser que requiere constante cuidado, síntomas como ansiedad y tristeza mezcladas con otras emociones se presentan en algunas mujeres en los primeros días luego de ser madre. Este proceso, conocido como “baby blues”, dura algunos días y luego desaparece. Sin embargo, existe un grupo de mujeres cuyo “baby blues” tiende a aumentar en intensidad, dura más de dos semanas y agrega otras emociones preocupantes, desarrollando DPP.

Síntomas de depresión posparto

  • Pérdida de interés en cosas importantes. Ejemplos: comer o compartir con familia. En casos más serios se pierde todo interés en el bebé y su cuidado.
  • Signos de psicosis. Esta forma de DPP es la más extrema e incluye además del resto de manifestaciones, síntomas como alucinaciones, confusión y paranoia, ésta última tiende a generar la necesidad de dañarse a sí misma o al bebé, a veces con el erróneo afán de protegerlo.
  • Síntomas depresivos típicos. Pérdida de interés en la vida, sentir vergüenza, culpa, baja autoestima, cansancio físico, llanto frecuente sin razón aparente, problemas para dormir.
  • Cambios sorpresivos de estado de ánimo sin razón aparente. Debido a los cambios hormonales es normal en grado moderado, pero si se extiende más de 2 semanas puede estarse manifestando una DPP. Bruscamente el estado de ánimo puede ir de alegría a tristeza o irritabilidad.

Sospechas de DPP, ¿qué hacer?

  • Consultar al médico. Un psiquiatra, quien probablemente recete algún tipo de antidepresivo, lo cual ayuda en alto porcentaje a mejorar los síntomas. Lo ideal es unirlo con un ginecólogo o endocrinólogo para tratar adecuadamente el agudo desbalance hormonal que puede estar causando la DPP.
  • Buscar apoyo psicológico. Ayuda a todas quienes padecen esta enfermedad, pero especialmente a aquellas a quienes los antidepresivos y ansiolíticos no dan buenos resultados.

Formas de alivio naturales

  • Ácido omega 3. Lo encuentras en el atún, salmón, semillas de linaza, aceite de hígado de bacalao o como suplementos.
  • Hierba de San Juan. Planta conocida por sus propiedades benéficas para tratar depresiones moderadas, también conocida como St. John Wort.
  • Niacina y hierro. Ayudan a producir serotonina, hormona que regula el estado de ánimo. Consumir más en la dieta o en suplementos.
  • Calcio y vitamina D. Alta ingesta de calcio puede disminuir los síntomas.
  • Complejo B. Estas vitaminas disminuyen problemas depresivos, en especial B6 y B12.
  • Chocolate . Brinda antioxidantes que regulan hormonas del ánimo.

Datos adicionales

Algunas mujeres consiguen darse cuenta de lo raro de su comportamiento y, aunque tímidamente, lo expresan a amigos o familia. Otras nunca lo verbalizan por temor y quienes padecen síntomas depresivos intensos pueden no darse cuenta. En todas estas situaciones es importante la observancia de los seres queridos que están cerca de la madre, para así ayudar a identificar los síntomas antes descritos y buscar ayuda con un médico especialista. La DPP se cura completamente, así que ¡ánimo!

http://tracking.skyword.com/tracker.js?contentId=281474979065049