Tapas variadas, disfrútalas sin preocuparte por tu figura

Dentro de la enorme variedad con la que te puedes encontrar o incluso tú misma preparar existen alternativas más ligeras.

Salir a tomar tapas variadas o prepararlas en casa siempre es un plan apetecible y no tiene por qué arruinar tu dieta. La clave se encuentra en saber cuáles son las propuestas más ligeras y saborearlas con moderación. No te sientas culpable si de vez en cuando te das el capricho de tomarlas, eligiendo bien es un placer que te puedes permitir.

Vigila lo que estás comiendo

Dentro de la enorme variedad con la que te puedes encontrar o incluso tú misma preparar existen alternativas más ligeras.

  • Frutos secos: son energéticos y saludables al mismo tiempo, por lo que conviene tomarlos pero sin abusar de las cantidades, elige sobre todo los crudos y sin sal.
  • Pescado o marisco: decántate por el salmón ahumado, berberechos al natural, almejas al vapor, gambas a la plancha o cualquier tipo de pescado en vinagre o escabeche.
  • Aceitunas: sus grasas son “cardiosaludables”.
  • Ensaladas : da preferencia a las elaboradas con ingredientes naturales y condimentadas con salsas ligeras.
  • Agridulces: muy recomendable la combinación de diferentes sabores como, por ejemplo, brochetas de queso fresco y frutas.

Los tentempiés a base de pan acompañados de tortillas, champiñones, quesos poco curados o jamón ibérico también resultan una buena elección para tu dieta.

Elige bien la bebida

Suele ocurrir que aquello que se bebe cuando se toman tapas es lo que más calorías aporta a tu dieta. Los combinados y licores se encuentran entre las más energéticas, en cambio, el cava, el vino blanco y la cerveza sin alcohol son opciones menos calóricas. Si las acompañas de una infusión o zumo de frutas, no añadirás calorías extra y conseguirás un efecto saciante.

Lo que se debe evitar

Para que ir de tapas no te pase factura, conviene ser muy selectivo con lo que se come. Ya que la oferta es muy amplia se puede diseñar un menú lo más saludable o ligero posible. ¿Cómo se logra esto? Muy fácil, en lugar de tomar alimentos fritos o rebozados, pide platos asados o a la plancha. Sustituye los alimentos muy grasos (embutidos, patatas fritas) por otros más livianos elaborados a base de verduras, hortalizas o pescados.

Si has tomado tapas al mediodía, intenta compensar en el momento de la cena, con un plato donde esté presente la verdura y la fruta.

Échale imaginación a tus recetas

Juega con formas y tamaños diferentes, mezclando sabores y colores y triunfarás en casa con tus tapas variadas.

  • Diseña los panes: utiliza un cortapastas y haz figuras distintas con el molde. Coloca después sobre ellos quesos, patés, fiambre o vegetales.
  • Ideas con huevos : desde los populares rellenos hasta los de codorniz. Los huevos duros pueden ser los protagonistas de tus recetas sólo falta decorarlos con salsas, huevas, etc.
  • Los más sencillos: con los canapés las posibilidades se vuelven infinitas. Basta con untar en unas minitostadas la crema que más te guste y encima poner un colorido adorno. Como base también pueden emplearse unas tartaletas .