¿Tienes el síndrome de la mujer orquesta?

Si no te alcanzan las horas del día para hacer todo lo que tienes que hacer, es posible que padezcas este mal.

¿Tienes el síndrome de la mujer orquesta?
Ser una mujer orquesta provoca, a la larga, un gran desgaste emocional y físico.
Foto: Shutterstock

Durante el día realizas muchas actividades como trabajar, limpiar la casa, recoger a los niños del colegio, etc., que hacen que el día se convierta en un maratón y te resulta casi imposible llegar a la meta. Y cuando llega la noche, el agotamiento es lo único que sientes.

Es posible que no cuentes con mucha ayuda extra para realizar las tareas de la casa o para cuidar a tus hijos. Si además trabajas fuera y dentro de casa como actualmente ocurre en la mayoría de hogares, tienes una carga extra que debes cumplir cada día.

Si las exigencias económicas de tu hogar te han llevado a trabajar fuera de casa, ocuparte de los niños, hacer comidas, hacer la compra, y cuando te acuestas tienes la sensación de no haber hecho nada productivo o te sientes estresada, ansiosa y triste, además con un gran desgaste físico , es posible que padezcas el síndrome de la mujer orquesta.

¿Padeces este síndrome?

  • ¿Crees que cumplir en el hogar y en tu trabajo es sólo una obligación tuya?
  • ¿Se te dificulta pedir ayuda cuando estás desbordada?
  • ¿Desconfías de tu pareja para que te ayude a realizar alguna tarea?
  • ¿Dejas de realizar alguna tarea que te guste y divierta?
  • ¿Dejas de dedicar parte de tu tiempo del día a hacer algo que te distraiga?
  • Cuando acaba el día, ¿te sientes tremendamente cansada?
  • ¿Te sientes ansiosa si no haces tú las cosas a tu manera?
  • ¿Sientes que ya no piensas en pasarlo bien?

Si la respuesta a todas o a la mayoría de estas preguntas es ”sí”, es muy probable que padezcas el síndrome de la mujer orquesta.

Deja de ser una mujer orquesta

Organiza la noche anterior lo que vas a hacer al día siguiente. En una agenda, anota todas las tareas y actividades que tienes programadas para el día siguiente. Establece prioridades . Con una buena organización, te quedará algo de tiempo libre para ti, y no tendrás tanto cansancio al acostarte.

Si te encuentras sola para cumplir todas las responsabilidades, no te sobrecargues y ni te hagas chantaje . Deja para el fin de semana aquellas cosas que no son tan urgentes.

Planifica las comidas con un par de días de antelación.

Dedica al menos una hora al día a realizar alguna tarea que te guste, como escuchar música, escribir, pintar o ver la televisión.

El psicoterapeuta Adolfo Macías te recuerda que la mujer orquesta tiene malestares y enfermedades profesionales debido al sobreesfuerzo en el que está sometida. Si éste es tu caso, pon remedio.