Tipos de suegras y cómo tratarlas

Debes ser muy clara a la hora de ponerle límites y no permitir que interfiera en tu relación.

Relación difícil, si la hay, es la que tienes con la madre de tu marido. Para ella puedes representar a la mujer que vino a arrebatarle el amor de su pequeño niño. Debes ser muy clara a la hora de ponerle límites y no permitir que interfiera en tu relación. Sin embargo, no todas las suegras son iguales: la manera de lidiar con ella dependerá del que tipo te haya tocado.

1)      La suegra experta. Te da consejos, según ella, siempre bienintencionados, sobre cómo deberías hacer todo. Desde la limpieza del baño hasta los condimentos para ensalada, pasando por la elección de colegio para tus hijos. Sobre todo tiene una opinión formada, y está dispuesta a defenderla con garras y dientes (incluso si ello significa menospreciar tus propias opiniones). El consejo para lidiar con este tipo de suegra es agradecer sus consejos… y hacer lo que te venga en gana.

2)      La suegra lastimera. Está siempre puesta en el lugar de víctima . Siempre tiene algo por lo cual quejarse: la salud, su magra jubilación, los hijos que no la visitan con frecuencia (indirectamente te responsabiliza a ti por ello). Tu marido no sabe cómo ponerle un límite porque la madre ha aprendido a manejarlo con la culpa. De acuerdo con la terapeuta clínica y conferencista Lucy Romero , la clave es contener a tu pareja para que él no se alarme.

3)      La suegra entrometida: Esta mujer, posiblemente por falta de intereses propios, vive pendiente de su hijo y de tu familia. Los llama constantemente y se alarma si no responden el teléfono. Se preocupa en demasía por asuntos como la reunión de trabajo de tu marido o el examen de tu hijo. Su frase de cabecera es “yo no quisiera molestar, pero…”, y tienes que morderte la lengua para no responderle “entonces no molestes”. ¿La clave? Ponerle límites claros .

4)      La suegra falsa: Posiblemente, la más peligrosa de las cuatro, pues tiene dos caras. Enamorada de su hijo, siempre te trata bien cuando está él delante, pero por detrás te critica y crees que haría lo que sea para disolver el matrimonio de ustedes. Si puede, te hace quedar mal en público, y hasta habla mal de ti a tus hijos. Pero tú no debes combatir fuego con fuego: sigue mostrándote segura de ti misma y respetuosa con ella.

Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de Cathal looks unamused por Edward Simpson , disponible bajo la licencia Licencia de Atribución “Sharealike” en http://www.flickr.com/photos/king-edward/2312946560/