Tips para comenzar a correr y ponerte en forma

Comienza corriendo unos 10 minutos y cada semana agrega unos cinco minutos más para ganar resistencia.

Correr es una actividad cardiovascular muy completa, pero antes de comenzar es importante que visites a tu médico y realices una evaluación completa de tu estado de salud. La clave es asegurarte de que tu organismo no corra riesgos. Revisa tu parte cardiovascular, tu presión sanguínea y tu estado físico general. Pasados los 35 años, debes controlar tu presión arterial y cardíaca.

Claves para arrancar

Hazte de un conjunto de ropa cómoda y asegúrate de contar con un buen calzado deportivo que tenga amortiguación y una base confortable para evitar lesiones y ampollas en tus pies. Recuerda que hay prendas especialmente diseñadas para oxigenar tu piel. Durante los días frescos, recuerda abrigarte tras finalizar tu rutina.

La hidratación es fundamental. Bebe abundante agua antes y después de tu entrenamiento. Si necesitas hidratarte mientras corres, hazlo. Escucha a tu cuerpo y no te exijas más de lo que puedes dar. Tu cuerpo deberá adaptarse de a poco al esfuerzo físico hasta ir ganando mayores niveles de resistencia. De este modo, podrás disfrutar mucho más de tu actividad física sin sentir dolores intensos al día siguiente.

¿Cómo empezar?

Si no cuentas con un entrenamiento previo, comienza caminando a un ritmo ágil. Luego de entrar en calor , comienza a trotar en forma ligera y haz pausas sin dejar de moverte en forma abrupta. Alterna con caminatas y pon atención a tu respiración. Inhala por la nariz y exhala por la boca. La mejor superficie para correr es el pasto, pero también puedes combinar con piso de cemento.

La frecuencia debe ser de dos a tres veces por semana. Comienza corriendo unos 10 minutos y cada semana agrega unos cinco minutos más para ganar resistencia. Luego de unas semanas estarás lista para mantener un ritmo regular y continuo.

La elongación y el estiramiento antes y después de tu rutina son esenciales. Si fortaleces tus abdominales lograrás una mejor postura e impedirás dolores en la zona lumbar. Estira los grupos musculares de tus muslos y pantorrillas.

Una buena manera de no perder la motivación es salir a correr en grupo o con un profesor. Pero si prefieres hacerlo por tu cuenta, no dudes en armar un buen compilado musical para que te llene de energía y te acompañe.

Grandes beneficios

Correr te permite oxigenarte, descargar tensiones , optimizar el sistema cardiovascular, adquirir resistencia y flexibilidad muscular, acelerar el metabolismo , prevenir la osteoporosis y la obesidad. Además, segregarás endorfina s (hormonas de la felicidad) que despejarán tu mente y te pondrán de buen humor. Incluso, puede que conozcas nuevas personas. Relacionarse y compartir son actividades sumamente positivas para tu autoestima. ¿Ya estás preparada?