Tips para reconocer si tu personalidad es saludable

La personalidad saludable se refiere al equilibrio del individuo consigo mismo y su entorno Tenerla te permite adaptarte fácilmente a tu entorno y a los cambios que pudieran presentarse sin sufrir demasiado, y disfrutas lo que haces, además de utilizar un punto de vista realista. Es importante que aprendas a desarrollar tu personalidad saludable para que logres el equilibrio dentro de tu vida.



Una personalidad saludable tiene ciertas características:

1. Permite la autorrealización, es decir, te permite explotar tu potencial sin sentirte insegura.

2. Te proporciona seguridad; esto sucede cuando tienes confianza tanto en ti misma como en tus capacidades. Además, te permite dominar de mejor manera los cambios que se vayan presentando en el ambiente, aceptando la responsabilidad de las acciones que has llevado a cabo.

3. Te permite desarrollarte con autonomía, es decir que eres capaz de identificar y resolver tus problemas. esto no quiere decir que seas soberbia y nunca pidas ayuda, sino que no dependes de otra persona para encontrar soluciones adecuadas a tus necesidades.

4. Te permite resolver conflictos de manera efectiva. Ser saludable no significa nunca tener conflictos; se trata de manejarlos adecuadamente sin negar su existencia y desde una perspectiva realista.

5. Te brinda flexibilidad, es decir, que puedes reaccionar de diversas formas ante situaciones especificas y/o imprevistas.

6. Te permite diversificar las actividades que realizas; de esta manera no centras tu vida en una actividad o persona, sino que tienes una amplia gama de actividades que te permiten el crecimiento tanto personal como profesional.

7. Te permite aceptar diferencias. Quienes tienen una personalidad sana son capaces de entender que no somos iguales y que existen formas de pensar diferentes; así pues, tienen tolerancia con aquellas personas o situaciones que salen de su esquema.

8. Fortalece tu  autoestima . La personalidad sana permite la construcción de una sana autoestima, es decir, que puede aceptar sus defectos y sus virtudes. Te permite, además, llevar a cabo actividades con un estilo propio sin necesidad de copiar o buscar imitar a otros.

9. Autocuidado. Es decir, que puedes hacerte responsable de tu salud, tus revisiones médicas, tu peso y tu alimentación, ya que respetas y cuidas a tu cuerpo.

Como menciona la bloguera Laura Arriaga , el tener una personalidad saludable es “considerarse una misma como persona libre y responsable, y no como instrumento pasivo de los impulsos o de las expectativas de otras personas”; de modo que existe respeto hacia ti misma de ti misma y, por ende, de parte de los demás, lo cual te ayudará a no caer en manipulaciones o chantajes, a sentirte plena y feliz, y a llevar a cabo actividades que te permitan el desarrollo tanto personal como profesional, y en general, construir tu propio destino.

Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de Bretxa: Basque Culinary Children por Donostia-San Sebastian 2016 , disponible bajo la licencia Licencia de Atribución en http://www.flickr.com/photos/sansebastian2016/7248415908/