Tonifícate con ejercicios acuáticos

Descubre las bondades de realizar ejercicios bajo el agua. ¡Te encantarán!

Si la idea de ir al gimnasio en verano te da pereza y no te resulta atractiva, realizar una serie de ejercicios acuáticos en una piscina es la solución perfecta. El agua ofrece la resistencia óptima para que trabajes tu tono muscular. Además no pasarás calor y realizar ejercicio en el agua es altamente relajante. Sigue estos ejercicios de manera continuada, sólo te llevarán 30 minutos, y en 15 días notarás sus efectos.

  • Calentamiento

Comienza haciendo algún estiramiento antes de entrar en la piscina y nadando suavemente al estilo que prefieras.

  • Rodillas al pecho

Eleva las rodillas intentando tocar el pecho mientras mantienes tus brazos en la cintura. Puedes empezar haciendo 30 repeticiones e ir aumentándolo al transcurrir los días. Este ejercicio tonificará tus piernas y glúteos.

  • Caminar

Algo tan básico como andar es un ejercicio ideal por la dificultad que conlleva hacerlo contra la resistencia del agua. Camina como si lo hicieras en la superficie, moviendo también los brazos e intentando que tus pasos sean largos y seguros. Estarás trabajando tanto el tren superior como el inferior por lo que es un ejercicio muy completo.

  • Saltos

Los saltos pueden ser más pequeños o más amplios de manera que incluso sumerjas la cabeza debajo del agua al flexionar las piernas. Con esto trabajarás la fuerza en tus piernas y su tono. Puedes realizar saltos en el sitio o ir avanzando en cada uno de ellos, y puedes hacerlos de manera progresiva empezando por unos saltos más cortos e ir ampliándolos sumergiéndote y elevando tus brazos al salir del agua.

  • Patadas

Colócate apoyada en el borde de la piscina y mantén una buena posición durante todo el ejercicio con la espalda recta y el abdomen apretado. Primero realiza patadas laterales con una y otra pierna inspirando al elevar y expirando al bajar. Realiza 30 patadas con cada pierna. Posteriormente, hazlas hacia atrás inspirando al flexionar la rodilla hacia el pecho y espirando al realizar la patada hacia atrás y vigilando tu espalda para que no se arquee al hacer el movimiento. Durante todo este ejercicio mantén las piernas estiradas con el pie en flex.

  • Hombros
  • Colocada en una posición estable con las piernas separadas, eleva tus brazos en cruz inspirando y con las palmas hacia arriba al subir y bájalos espirando y con las palmas hacia abajo. Realiza también 30 repeticiones.

    • Tríceps
    • Trabajarás este músculo saliendo de la piscina a pulso, por lo que ¡no utilices las escaleras!. Juega como una niña a salir de la piscina a pulso y a tirarte de nuevo de cabeza o de pie. Al saltar también ejercitas todos tus músculos y además ganas agilidad.

      • Nadar
      • Nadar es un deporte muy completo y beneficioso sobre todo para tu espalda, así que tanto al finalizar la tabla como entre cada ejercicio, realiza varios largos al estilo que prefieras o combínalos.

        • Estiramiento
        • Para finalizar como en cualquier deporte que realices, es importante que dediques unos últimos minutos a estirar tus músculos. Aquí puedes hacerlo dentro del agua que es más gustoso.

          Como ves son ejercicios acuáticos sencillos que puede realizar cualquier mujer de cualquier edad, incluso embarazadas. Además de quemar calorías, tonificarás tus músculos, adquirirás fuerza, mejorarás la circulación de tus piernas y te ayudará a relajarte. Así que aprovecha tus momentos de baño este verano, ¡tu cuerpo y tu mente lo agradecerán!