Viste las paredes de tu casa de color

Una guía para elegir el mejor color en cada habitación de tu hogar.

La mejor manera de vestir las paredes de tu casa es apostando por las pinturas de color. No todos los colores son aptos para todas las habitaciones y estilos, pero no por ello tienes que conformarte con el tradicional blanco.

Hay muchas gamas sobre las que puedes experimentar, pero siempre debes tener en cuenta los muebles que hay en las estancias así como los cuadros y lámparas que quieres colgar. Es importante tener en cuenta la combinación de colores de todos los elementos, pero salvo este imprescindible no hay ninguna norma establecida.

Los colores de tu casa deben ir acordes con tu personalidad : si eres más clásica apuesta por los colores en tono pastel o si eres moderna y te gusta romper con lo tradicional, los colores fuertes deben ser tu elección. También, el tamaño de la estancia importa ya que si es pequeña será mejor elegir una pintura más suave y si es una habitación amplia puedes decantarte por utilizar colores más intensos. Además, existen numerosos tratados, como la cromoterapia que les otorgan diferentes propiedades que puedes tener en cuenta.

Esta filosofía señala que el rojo ayuda a superar los pensamientos negativos. Y es que, sin duda, este color es divertido, intenso e ideal para estancias como el salón. Incluso puedes pintar sólo una de las paredes de la habitación de este color y dejar las demás blancas, dará un toque de lo más actual. Los muebles oscuros son perfectos para combinar con esta gama.

El verde se considera relajante y tranquilo, por tanto, es ideal para un dormitorio de matrimonio, eso sí, evita que sea demasiado fuerte y elige una gama suave. También es perfecto para el recibidor y el pasillo, los invitados enseguida se sentirán como en casa.

El violeta también tiene propiedades que dan serenidad así que sería otra opción a tener en cuenta en los dormitorios de la casa.

El azul otorga serenidad y queda perfecto en las habitaciones de los niños, ya sean chicos o chicas. Este color puede ser elegido en cualquiera de sus gamas ya que es sumamente versátil. Con los muebles en blanco o en color madera quedará perfecto.

El amarillo , por su parte, estimula el cerebro y potencia la concentración, por lo que es ideal para un despacho si trabajas desde casa. Tampoco elijas un color muy chillón, las gamas suaves te ayudarán a la hora de trabajar. También lo puedes utilizar en el cuarto de estudios de tus hijos.

El gris claro es perfecto para toda la casa. Combina muy bien con suelos claros y muebles oscuros y sirve muy bien como color guía para todas las estancias. Además, está más de moda que nunca.

Atrévete a experimentar ya que no pierdes nada. Si no te gusta, ¡siempre puedes volver a pintarlo!