Camino de la inmortalidad

Maddux, Glavine y Thomas en las puertas del Salón de la Fama

Camino de la inmortalidad
Greg Maddux, con los Bravos de Atlanta, el equipo con el cual se dio a conocer por su extraordinario control y precisión de reloj suizo.
Foto: AP

Por primera vez en mucho tiempo, la Asociación de Escritores de Beisbol de Estados Unidos (BBWAA) tuvo en sus manos la elecciðn de una generación pocas veces vista en las boletas para ingresar al Salón de la Fama del Beisbol de Grandes Ligas.

Las votaciones se efectuaron hace una semana y el nombre de los nuevos miembros del templo sagrado de Cooperstown, Nueva York, se dará a conocer hoy.

Greg Maddux encabeza una lista de candidatos con cifras de alto relieve, acompañado de Tom Glavine como titulares de la clase 2014 y junto con Frank Thomas, aquel gigantesco toletero derecho de los Medias| Blancas de |Chicago.

No sería ninguna sorpresa ver a algunos de ellos consagrados en esta ocasión en su primer año de elegibilidad, sobre todo Maddux.

En un agudo y ejemplar contraste con las elecciones del 2013, ninguno de este quinteto tiene vínculo con esteroides, al menos hasta ahora. Todos fueron juzgados por sus números, algunos de ellos casi irrefutables como es el caso de Maddux.

El año pasado las puertas del llamado Monte Olimpo del Beisbol no se le abrieron a Mark McGwire, Sammy Sosa, Rafael Palmeiro, Barry Bonds y Roger Clemens, un quinteto de monstruos con números espeluznantes, y no existe la mínima garantía de que hayan recibidos los votos suficientes para mantener su candidatura vigente.|

Los cinco peloteros, acusados del consumo de sustancias prohibidas, necesitan alcanzar el 5% de los sufragios para ser incluidos en la lista del próximo año.

En 2013, McGwire obtuvo el 16.9%, Sosa el 12.5, Palmeiro el 8.8. Bonds el 36.2 y Clemens el 37.6. Para ser electos se necesita que obtengan el 75% de los sufragios.

El jueves pasado trascendió que del total de 580 boletas, Maddux aparecía mencionado en el 100% y si las tendencias no varían, el llamado cirujano de la lomita será electo por nanimidad.

Así el estelar derecho, para muchos el lanzador más inteligente del beisbol de todos los tiempos, podría convertirse en el primero que pasa al legendario recinto por unanimidad uniéndose a Tom Seaver, quien en los sufragios de 1992 registró un 98.84% al ser favorecido con 425 votos de 430 posibles.

Los números que avalan la excepcional trayectoria de Maddux son simplemente extraordinarios:

Tiene la quinta mayor cantidad de victorias (355) de cualquier lanzador en la era moderna, de 1900 al presente.

Es uno de los 10 mejores pitchers de la historia moderna de las Grandes Ligas, un poco detrás de Seaver.

Ganó al menos 15 partidos durante 17 temporadas en Grandes Ligas, un record casi absoluto.

Tiene en sus urnas cuatro premios Cy Young y 18 guantes de oro.

Entre 1994-1995, en el inicio de la era de los esteroides, logró marca de 35-8 con efectividad de 1.59 y 54 bases por bolas en 411 entradas dos tercios. Una muestra convincente de su extraordinario control.

Glavine, por su parte, quien junto con Maddux formara un dueto de singular respeto en Atlanta, ganó 305 partidos, 140 más que Sandy Koufax.

Posee la quinta mayor cantidad de victorias entre los zurdos y la sexta mayor en la historia de la Liga Nacional. Fue electo a 10 Juegos de Estrellas, se ganó dos premios Cy Young.

Algunos analistas consideran que Glavine está ligeramente encima de Steve Carlton y Koufax en el noveno lugar de los mejores zurdos de la historia del beisbol.

Se le conceptúa como uno de los lanzadores más consistentes: 25 aperturas en 19 temporadas consecutivas fortalecen esta teoría.

En tanto, Thomas es solo uno de nueve artilleros en descargar 500 cuadrangulares. Presenta un promedio de bateo por encima de los .300 de por vida, uniéndose a Hank Aaron, Babe Ruth, Willie Mays, Jimmy Foxx, Ted Williams, Mel Ott, Manny Ramírez y Alex Rodríguez.

Vale agregar que su porcentaje de bases alcanzadas vitalicias es el tercero más alto de la historia para un bateador derecho, detrás de Rogers Hornsby y Foxx.

Es imposible echar al olvido que Thomas, en sus primeras 10 temporadas en las Mayores, se codeó con lo más granados de los bombarderos.

En 1991 se convirtió en el primero desde |Ted Williams en batear para .300, 32 jonrones y 109 carreras impulsadas.

Obtuvo el galardón de Jugador Más Valioso de la Liga Americana en dos años seguidos: 1993 y 1994.

Con estas estadísticas de estas tres figuras del mejor beisbol del mundo se le pudieron facilitar las cosas a los miembros de la BBWAA que participaron en la elección.

Casi es seguro que hoy saldrá humo blanco en Cooperstown, ese pequeño pueblo localizado al norte del estado de Nueva York.

De ser así, Maddux, Glavine y Thomas, pueden ir preparando sus palabras cuando tomen la tribuna en las ceremonias de exaltación que se llevarán a efecto el 27 de julio.

Ese día engrandecerán la lista de inmortales Maddux y Glavine junto a su ex mánager Bobby Cox, elegido el mes pasado por el comité de veteranos. Ahí estarán otros dos grandes estrategas: Joe Torre y Tony La Russa.