¿Quién es la chica que sonríe junto al CEO de Facebook?

Se llama Sarahí Espinoza, tiene 24 años y quiere tener su propio programa de televisión

SAN FRANCISCO.—La chica de gorrito blanco y sonrisa amplia, sentada al lado de Mark Zuckerberg, es Sarahí Espinoza Salamanca. La joven latina de 24 años participó en noviembre de 2013 en el DREAMer Hackathon, durante el cual tuvo la suerte de conocer al fundador y CEO (director general) de Facebook, y de compartir algunas carcajadas con él.

Pero la presencia de Sarahí en el evento realizado en LinkedIn, en pleno Silicon Valley, no fue necesariamente por una razón que hiciera reír. Al contrario: ella, junto a casi una veintena de jóvenes indocumentados, estaban ahí para crear herramientas tecnológicas que ayuden a impulsar una reforma migratoria que aún no llega.

Sentada en un café de Palo Alto, Sarahí habló con El Mensajero a fines de diciembre acerca de su experiencia en el maratón tecnológico, y sobre sus sueños.

“Me gustaría tener mi propio programa de televisión”, dijo segura de sí misma la chica nacida en Lázaro Cárdenas, Michoacán, uno de los estados de México más afectados por la violencia del narcotráfico, donde —al menos por ahora— parece difícil que ella pueda cumplir su sueño. [“Quisiera tener] un programa como el de Oprah o el de Ellen”, agregó.

Sarahí es una mujer de acción. Si bien todavía no tiene su show de tele, ya cuenta con su página en internet que se llama Sarahi.tv . Al abrirla, lo primero que destaca es su lema en grandes letras: Live, Dream, Achieve (Vive, sueña, logra). Una anécdota narrada por ella misma ilustra una de las razones por las que fue elegida para participar en el Hackathon.

“Para ir a este evento necesitabas tener experiencia en ‘coding’ [programación]. Quien me ayudaba con la página se tardaba mucho en contestarme cada vez que le pedía ayuda, así que me metí a Code.org y empecé a [programar mi página] yo sola”, explicó.

“Creo que me eligieron a mí por las ganas que tengo de hacer las cosas”, dijo la joven Dreamer, residente de la ciudad vecina de East Palo Alto. “Tengo muchas ganas, y me las averiguo”.

La historia de Sarahí no es muy distinta a la de otros jóvenes sin documentos legales que viven en Estados Unidos, quienes a pesar de sus logros académicos, en un punto de su vida se sienten frustrados por no poder continuar o ejercer sus carreras universitarias.

La diferencia con muchos otros es que Sarahí no ha parado de soñar y de actuar.

A pesar de haber abandonado sus estudios por un tiempo, ahora es estudiante de periodismo y comunicación de tiempo completo en Cañada College, en Redwood City. Además, gracias al programa de Acción Diferida o DACA, por el momento tiene estatus legal y permiso de trabajo. Esto le ha permitido conseguir un empleo de medio tiempo en la organización Girl Scouts.

DACA “es una ventana con la que puedo respirar, pero todavía no puedo salir y entrar de mi casa, Estados Unidos, la única que conozco”. De esa manera poética definió Sarahí el programa impulsado por la administración de Barack Obama, creado con el fin de ayudar a otros miles de Dreamers como ella.

La experiencia del DREAMer Hackathon convocado por la organización sin fines de lucro FWD.us (que impulsa la reforma migratoria) dejó en Sarahí la certeza de que tarde o temprano se promulgarán nuevas leyes de migración.

“Está pasando otra vez como lo de Martin Luther King”, afirmó la joven.

Y de pronto empezó a hablar en inglés: “If we keep on fighting, we are gonna win” (Si seguimos luchando vamos a ganar), aseguró Sarahí Espinoza, sin dejar de sonreír.