Niños de LA envían cartas al Papa

Piden que Sumo Pontífice interceda para que cesen las deportaciones
Niños de LA envían cartas al Papa
Jersey Vargas, de 10 años, lee su carta dirigida al papa Francisco, ayer en la Catedral de Los Ángeles.
Foto: La Opinión - Aurelia Ventura

Con la esperanza de que el papa Francisco pueda interceder para que cesen las deportaciones, un grupo de niños y adolescentes de Los Ángeles decidieron enviarle cartas para contarles sobre el efecto de este problema en sus vidas.

Un grupo de unos 20 niños y jóvenes se reunieron ayer en la mañana junto a la imagen de la Virgen de Guadalupe, en la Plaza de la Catedral Nuestra Señora de Los Ángeles. Allí leyeron sus cartas en donde le cuentan al Papa el temor que sienten de que sus padres sean deportados y la tristeza en la que viven aquellos cuyos padres están encarcelados o han sido enviados de regreso.

“Le quiero pedir al papa Francisco que nos ayuden para que dejen de deportar a las familias porque es muy feo cuando los niños tienen que vivir sin papás”, dijo Guadalupe González, de 15 años, mientras leía el contenido de su carta. Al padre de González lo deportaron hace dos años y falleció en México el 26 de octubre.

“Ha sido muy difícil para nosotros porque pensábamos verlo pronto pero cuando nos dieron la noticia fue muy triste porque no pudimos ir a su funeral”, dijo González, quien aunque se ha amparado bajo la Ley de Acción Diferida, no puede salir del país para visitar a sus parientes en México.

La lectura y entrega de cartas fue organizada por la Coalición de los Derechos Plenos para los Inmigrantes. La misma se realizó en el marco de la Semana Nacional de la Migración, convocada anualmente por la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos.

Aunque la celebración de la Semana Nacional de la Migración este año incluía envío de postales, llamadas a los congresistas y un día de presión mediante las redes sociales, no se realizaron jornadas específicas para cada una de ellas sino que se dejó a discreción de los fieles.

Francisco Moreno, del Consejo de Federaciones Mexicanas en Norteamérica (COFEM), destacó que la iniciativa de la semana es una buena idea para tratar el problema de la migración pero considera que les “faltó un poquito más de efecto inmediato en cuestión de pedir por una reforma y por un alto a las deportaciones, que es justamente lo que estamos pidiendo”.

Por su parte, Jaime Huerta, director asociado de la Oficina de Vida, Justicia y Paz de la Arquidiócesis de Los Ángeles, destacó que la idea de la Semana Nacional de la Migración “es la de enfatizar el problema del tema migratorio de este país”.

“No es trabajo único de esta semana. Como iglesia hemos estado desempeñando un trabajo muy estratégico, durante el año pasado, y seguimos adelante, al tener juntas directas con los miembros del Congreso de este país”, dijo Huerta, añadiendo que la meta es lograr una reforma, con un sistema migratorio más justo.

La coalición también le enviará una carta al papa Francisco en donde le piden una audiencia para la Semana Santa de este año, para exponerle el drama de la separación de las familias y entregarles más cartas escritas por niños que piensan recolectar hasta esa fecha.

Los niños esperan que las primeras cartas enviadas al Papa pueda tener un efecto positivo en la situación actual. “Cuando se acaba la esperanza, lo único que queda es fe”, dijo Mario Vargas, de 14 años, dando la razón por la cual decidió escribirle al Papa.