Policía de Hawthorne se acerca a la comunidad usando Hockey

Con un programa que brinda la oportunidad a los pequeños de practicar este deporte, la Policía de Hawthorne busca alejar a los niños de problemas
Policía de Hawthorne se acerca a la comunidad usando Hockey
Los niños del equipo auspiciado por la Policía de Hawthorne.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

El hockey sobre hielo no es uno de los deportes más populares entre los hispanos. Pero así lo pareció durante el primer partido del equipo The Hawthorne Force, un esfuerzo de la Policía de Hawthorne para acercarse a la comunidad de esa localidad.

Decenas de padres latinos, abrigados con bufandas y gorros, asistieron a la pista de hielo de Harbor City para echarles porras a sus hijos.

“Nadie en nuestra familia sabe patinar”, confesó Emilia Gutiérrez, madre de José, uno de los pequeños jugadores de 5 años. “La primera vez que vinimos a un entrenamiento nos helamos y José salió quejándose de que le dolía todo, ahora dice que no quiere dejar de jugar”, contó.

El equipo está formado por niños y niñas de entre 4 y 7 años de edad, provenientes de familias de Hawthorne, muchas de ellas de bajos recursos que no pueden costear el alto precio de uniforme, patines, palos de hockey y clases en la pista de hielo.

Pero gracias a una iniciativa del Sargento Chris Cognac, de la Policía de Hawthorne y la colaboración de la Asociación Nacional de la Liga de Jugadores de Hockey (NHLPA), los niños aprendieron a patinar sobre hielo y a jugar el deporte.

La NHLPA donó 20 equipos a los pequeños para que no tuvieran que preocuparse por los costos, indicó Matt Langen, vocero de la Asociación. Desde 1999, el programa Goles y Sueños de NHLPA ha contribuido con más de $21 millones en programas de hockey para niños de bajos recursos en 30 países, dándole la oportunidad de jugar al hockey a más de 60 mil pequeños.

Seis semanas atrás, la mayoría de los chicos y sus familias no sabían nada del deporte. “La primera vez que le pusimos el equipo, le pusimos el pantalón al revés porque no sabíamos ni cómo iba, y cuando Brian se cayó le dolían las pompis”, recordó sonriendo María Arriaga, cuyo hijo de 6 años juega en el equipo.

Arriaga se enteró del programa cuando el Sargento Cognac visitó la escuela de su hijo y los invitó a participar. “Brian solo quería jugar futbol, pero decidimos probar. Ahora solo quiere jugar hockey”, indicó.

“El deporte siempre es bueno para los niños y así no se pasan todo el día frente al televisor con los videojuegos”, opinó Luis Acosta, cuyas dos hijas de 6 y 7 años juegan en el equipo.

“Esto ha sido una gran motivación para ellos, Rigoberto sabe que para venir a jugar tiene que estudiar. Desde que empezó a patinar, está en el cuadro de honor de la escuela”, agregó Iris Mejía de Sánchez, madre del jugador de 6 años y abuela de otro de los jugadores de 4 años.

El Teniente Julián Catano explicó que el programa no le cuesta nada a la comunidad. Los entrenadores de los niños son agentes de policía voluntarios que le ofrecen su tiempo libre a los niños .

“Mi deporte favorito es el hockey. Cuando sea grande voy ser policía y también seguiré jugando”, aseguró el pequeño José, antes de entrar a la pista, listo para su partido.