Rubén González es…Entrenador Nacional del Año

DT de Cerritos College recibe reconocimiento por segundo año consecutivo
Rubén González es…Entrenador Nacional del Año
Rubén González, DT de los Falcons, tiene como principal meta que Cerritos se posicione como el mejor Colegio Comunitario a nivel deportivo y académico.
Foto: Especial para La Opinión - ILIANA SALGUERO

El próximo fin de semana Rubén González viajará junto con las chicas del equipo de Cerritos College hasta Filadelfia para recibir el premio al Mejor Entrenador Nacional del Año, galardón que le otorgan por segundo año consecutivo.

De la mano de los valores, tradiciones y consejos que le inculcaron sus padres, González ha logrado destacar dentro del futbol femenil ya que por segundo año consecutivo condujo al equipo de Cerritos a lograr el título de campeón nacional y estatal, siendo ésta la primera vez en la historia de la institución educativa que se logra dicha hazaña.

“Me siento orgulloso porque mis padres son mexicanos y sé que este país como latinos y como inmigrantes es un gran logro porque a veces las posibilidad no se dan iguales si uno no se esfuerza y trabaja. En base a todo el trabajo que hemos hecho, y digo hemos porque para mí este reconocimiento es también de todos los entrenadores que cooperan conmigo y trabajan porque aman al futbol”, comentó el entrenador de los Falcons.

Orgulloso de sus raíces, González afirma sentirse cien por ciento mexicano a pesar de haber nacido en Este de Los Ángeles y le provoca mucha felicidad estar escribiendo una historia dentro del futbol colegial, pero sobre todo estar escribiendo una historia en Cerritos, donde las marcas que logró esta temporada son casi perfectas. El equipo terminó invicto, sumó 24 victorias y solo un empate.

Y es que aunque asegura que es difícil trabajar con un grupo de mujeres, porque se debe ser más cuidadoso al momento de hacerles una crítica, afirmó que hoy por hoy no cambiaría su labor por nada del mundo.

“Es un grupo especial porque 10 de ellas quedaron campeonas el año pasado, entonces ellas están transfiriendo la idea que tenemos nosotros dentro del equipo. Ahora se va a quedar una base de 12 chicas que van a seguir con la tradición”, explicó.

Entre risas, González afirmó que esos números denotan cierta responsabilidad de cara a la siguiente temporada en la que intentarán alcanzar una marca perfecta.

Dentro de la cancha Rubén González es el entrenador, la persona que crea estrategias para ganar los partidos, pero la convivencia con las chicas lo ha llevado a desarrollar un lazo familiar con el equipo para crea un ambiente de unidad y apoyo con el grupo.

Muchas de las jugadoras acuden a él para pedir un consejo al momento de tomar una decisión difícil.

“He estudiado clases de sicología deportiva pero uno aparte de ser su entrenador uno termina siendo su hermano mayor, su papá, su consejero, porque hay problemas fuertes que han llegado y vienen conmigo y yo trato de darles el mejor consejo, trato de guiarlas y ayudarlas a que salgan de ese problema”, dijo González al momento de agregar, “yo trato de guiarlas como me guiaron mis papás a mí, con valores morales, trato de inculcarles las enseñanzas que a mí me inculcaron”, acotó.

El entrenador se siente apoyado por un grupo de profesionales, médicos, consejeros, preparadores físicos y psicólogos que trabajan con él para apoyar la formación de las jugadoras.

El entrenador se siente apoyado por un grupo de profesionales, médicos, consejeros, preparadores físicos y psicólogos que trabajan con él para apoyar la formación de las jugadoras.

El objetivo de González no se limita a ganar campeonatos, va un poco más allá. El entrenador desea que el futbol sea solo una motivación adicional para que las muchachas completen sus estudios universitarios. Y es que para ser parte de la escuadra no solo deben tener talento para el balompié, también deben cumplir con cierto promedio en sus calificaciones.

Actualmente, de 10 jugadoras que van a salir de Cerritos College, siete consiguieron una beca para continuar sus estudios, lo que para González representa su mayor satisfacción, ver a las chicas realizadas a nivel profesional y personal.

González se emociona al recordar las visitas de ex jugadoras que llegan ya como profesionales y madres de familias.

“Lo importante para mí es que ellas sigan su educación y vayan a una universidad de cuatro años. De estas 10 chicas que terminaron, nueve van seguir estudiando, siete van a seguir jugando, es una gran cifra”, explicó González.

Su sueño es lograr posicionar a Cerritos como uno de los mejores equipos a nivel nacional.

“Mi meta es ser el colegio que mande más a jugadoras a la universidad y que sigamos ganando títulos, quiero posicionarnos como el mejor Colegio Comunitario”, dijo.