Aumenta control a contaminantes en la Costa Sur

SCAQMD adoptó ayer en forma unánime medidas más estrictas para el control de las emisiones de arsénico y otros componentes
Aumenta control a contaminantes en la Costa Sur
Planta Exide de reciclaje de baterías en Vernon. La empresa deberá cumplir con nuevos límites de contaminantes.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Después de varios meses de discusión y estudio, la Junta Directiva del Distrito de Manejo de la Calidad del Aire de la Costa Sur (SCAQMD por sus siglas en inglés) adoptó ayer en forma unánime medidas más estrictas para el control de las emisiones de arsénico y otros componentes causantes de cáncer y enfermedades respiratorias.

La adopción de las medidas es el resultado de la expansión de la Regla 1420.1, la cual controla las emisiones de arsénico. La misma exigirá a las compañías Exide y Quemetco, las dos plantas de reciclaje de baterías de camiones en el Sur de California, que cumplan con los límites de emisión de arsénico, benceno y 1,3-butadieno, tres componentes químicos que causan cáncer.

“Esta regulación es lo que se necesita para proteger mejor la salud de los residentes”, dijo Sam Atwood, portavoz del SCAQMD.

La regla exigirá a ambas compañías que para el 1 de febrero de 2014, la concentración de arsénico en el ambiente no sea mayor de 10 nanogramos por metro cúbico. En un lapso de 60 días deberán limitar las emisiones de arsénico en la planta a 25 libras por año y para enero de 2015 esa emisión debe ser no mayor de 10 libras por año. Para el benceno deberá limitarse la emisión a 450 libras por año y a 30 libras por año para el caso del 1,3-butadieno. Si las concentraciones de arsénico exceden estos límites, se les exigirá que restrinjan la producción.

“Exide ha tenido muchos problemas, con sus operaciones, y muchas infracciones con respecto a las regulaciones de contaminación ambiental en el último año”, dijo Atwood. “Van a necesitar instalar equipos adicionales de control de contaminación”, añadió, refiriéndose a las distintas infracciones recibidas y el cierre temporal de la planta a finales de abril de 2013, ordenada por el Departamento de Control de Substancias Tóxicas (DTSC). Sin embargo, reinició operaciones a mediados de junio, luego de introducir en la Corte Superior de Los Ángeles una petición que revocara esa orden.

A pesar de que la compañía Quemetco no ha tenido problemas de contaminación del aire, Atwood destacó que es importante que “esta regulación se aplique a ambas plantas de reciclaje de baterías, necesitamos que esta regla se aplique en forma equitativa a Quemetco, ya sea que alguna vez incremente su producción o tenga problemas con los equipos de control de emisiones, tendrán que cumplir con estos mismos estrictos límites de control”, añadió.

Grupos del Sureste y Este de Los Ángeles estuvieron presentes durante la reunión en la que se adoptó la nueva regulación, la cual se llevó a cabo en la sede del SCAQMD en Diamond Bar.

Es una victoria contundente para la comunidad porque el aire y el agua son lo más preciado que tenemos y hay que protegerlos”, dijo a La Opinión Felipe Aguirre ex alcalde de Maywood y presidente de Pro Uno, quien junto con otros grupos comunitarios ha estado luchando para que la planta cese sus emanaciones toxicas o cierre en forma definitiva.

“Hemos venido trabajando por más de dos años para que la regla 1420.1 la hagan más difícil. Ha habido gran cantidad de contaminantes que hasta ahora no se habían controlado”, añadió.

?>