Decomisos de autos siguen para algunos

Activistas piden a LAPD y otras agencias cancelar las confiscaciones hasta que entre en vigor la ley AB 60
Decomisos de autos siguen para algunos
En 2013, casi 113 mil coches fueron decomisados en Los Ángeles.
Foto: Isaías Alvarado / La Opinión

Un comprador observa una camioneta en una subasta de coches decomisados por la Policía de Los Ángeles y el Departamento de Transporte de la ciudad en el vecindario de Watts. Con la Órden Especial 7 de la Policía menos coches son rematados de esta manera.

Luis Buenrostro despidió el 2013 sin auto. En la víspera del Año Nuevo conducía por el centro de Los Ángeles cuando, según él, el coche se le descompuso y se pasó un semáforo con luz roja para no detener el tráfico. Un policía lo vio y como ya tenía una multa por manejar sin licencia el carro fue a parar al corralón.

Buenrostro, de 30 años, contó que se dirigía al hospital por un tratamiento que le practican tres veces por semana.

“Los riñones no me funcionan y si no me hago la diálisis me puedo morir”, explicó el vecino de Westlake.

Por esta condición médica, un abogado logró que la Policía de Los Ángeles (LAPD) hiciera una excepción en su política de decomisos, la Orden Especial 7, que sólo da una oportunidad a los inmigrantes de evitar una incautación por 30 días. Pero el jueves, aún no lograba reunir $700 para recuperar el coche.

Según cifras oficiales, unos 47,500 coches fueron confiscados por el LAPD el año pasado, una caída del 59% comparado con los registros de 2005, período en que los depósitos estuvieron más llenos.

Sin embargo, activistas reclaman que cada vez hay más casos como el de Buenrostro, ya que el límite de la nueva norma es muy corto.

“Hay mucha gente que maneja sin licencia y ya ha sido detenida”, dijo la abogada Cynthia Anderson-Barker, a cuyo despacho han llegado unos cuatro casos de este tipo.

La policía no planea hacer otro cambio a su protocolo. “Si eres detenido por segunda vez el vehículo será decomisado por 30 días. Esta siempre ha sido la postura del jefe [Charles Beck], él quiere que seamos consistentes”, señaló Andy Neiman, vocero de LAPD.

Hace unos días, más de diez coches abandonados luego de ser retenidos por un mes (por motivos no especificados) se ofrecían en una subasta de una compañía de grúas en Watts. Sillas para bebés, ropa, fotografías, herramienta y otros artículos quedaron dentro de las unidades en remate.

“Antes recibíamos 40, 50 carros por día. Ahora, a veces no llega nada”, dijo un empleado de la empresa, atribuyéndolo a la nueva regla del LAPD. “Ahora vienen por el carro al día siguiente”, indicó.

En 2013, casi 113 mil coches fueron decomisados en Los Ángeles, la mayoría (más de 65 mil) fueron ordenados por agentes del Departamento de Tránsito (DOT). De los incautados por LAPD, no está claro cuántos eran manejados por personas sin licencia, ni el tiempo en que permanecieron en los depósitos.

Lo cierto es que el año pasado LAPD remitió la cantidad menor de coches desde 2002. Este descenso se observa a pesar de que en un mandato judicial congeló temporalmente la Orden Especial 7. El Sindicato de Policías de la ciudad demandó al LAPD por considerar que la norma es peligrosa.

Fuera de los tribunales, la polémica subió de tono a finales de diciembre, cuando el auto del presidente del sindicato, Tyler Izen, fue impactado por un coche que manejaba alguien sin licencia.

Activistas han pedido al LAPD y otras agencias cancelar las confiscaciones hasta que entre en vigor la ley AB 60, que permitirá a las personas que están ilegalmente en el país someter una solicitud para una licencia de manejo.

“Debemos darle una oportunidad a la gente”, pidió Anderson-Barker, quien participará en una reunión con el saliente Sheriff Lee Baca, para hacer ese planteamiento.