Este es su horóscopo

Los astros lo ilusionan para luego desilusionarlo
Este es su horóscopo
Bastaría decir que no hay dos horóscopos iguales.
Foto: Shutterstock

Papeles

No es por desanimar a mis “horoscopiados”, pero advierto que los astros venden ilusiones a la manera de ciertas grandes tiendas: suben todo y luego lo “rebajan”. O sea, ilusionan primero, desilusionan después. Hecha esta aclaración, vamos al grano:

Capricornio. Este signo sale con cualquier vestido. Un capricornio no debería tener mala suerte jamás.

Acuario. No elogie demasiado, puede caer fácilmente en la calumnia. Recuerde que puede ser de mal agüero pasar debajo de una escalera, si en ese momento se cae el pintor. O el tarro de pintura. O los dos.

Piscis. Los astros no le son nada propicios. Por ello le sugiero perdonar siempre y encimar el olvido. Pueden perder los astros pero gana usted.

Aries. En la penúltima encarnaciòn soñé que en esta vida sería aries. La cigüeña me depositó el mes que no era. Me ha tocado pelar cocos con la uña. Tal vez por eso recomiendo no ser de esos dirigidores que en los paseos le organizan la orinada a todo el mundo.

Tauro. Los tauros son indescifrables. A lo mejor son llenos de vitalidad, imaginación, orgullosos de su terruño, del mar que les tocò. Hable mucho con su pareja pero deje algo para el asilo. Uno se casa para tener con quién hablar.

Géminis. Hay un escorpión en su futuro. De este matrimonio géminis-escorpión puede esperar amigos talentosos de esos que ven crecer la yerba, en vez de fumársela. Como hacen los gringos ahora con permiso oficial. Para equilibrar, invéntese buenos enemigos para que le cuestionen su certezas.

Cáncer. Empiece su actividad media hora antes todos los días. Así le dará tiempo al destino de que trabaje por usted. En sus ratos de ocio —y cuando esté ocupado— siga la pauta del científico inglés Stephen Hawking: mire más a las estrellas y menos al suelo.

Leo. Nada tienen los astros para usted. Si le sirve de consuelo reflexione sobre lo que decía el banquero J.P. Morgan: El hombre millonario muere fracasado. Ponga al día su seguro exequial.

Virgo. Las veces que me ha tocado adivinar el futuro de un virgo calumnio al zodíaco. Lo siento. Para no mandarlo con las manos vacías, le sugiero no convertirse en el más rico del cementerio. Salvo que ame a su yerno hasta el punto de que quiera dejarlo sin problemas de chequera.

Libra. Como este es mi signo y perro no come perro, no botaré pólvora en gallinazos. Confieso un secreto: me ha ido bien teniendo buena salud y mala memoria, siguiendo la receta de ese misterio con ojos que era la divina Greta Garbo.

Escorpión. ¿Qué hace leyendo horóscopos? Que el éxito lo sorprenda trabajando. Y cuídese, porque un tauro lo está buscando para darle tratamiento de clínex: usar y botar, como manda el capitalismo salvaje.

Sagitario: Llegué exhausto a este último signo. No doy más. Y con fatiga no se pueden descifrar correctamente los astros. Bastaría decir que no hay dos horóscopos iguales. Así que puede leer cualquiera y adoptar el mejor. Por lo pronto lea los obituarios del periódico. Si no aparece en ellos, salga a trabajar.

?>