Cuando los hijos manejan

Cuando los hijos manejan
Hay maneras de reducir el costo del seguro para los conductores jóvenes.
Foto: La Opinión - Archivo

Un tema de gran interés para los padres es el de cómo reducir el costo del seguro automovilístico cuando sus hijos cuando comienzan a manejar. ¡No son adultos todavía y ya pueden andar por ahí con un carro! Como padre o madre, tú debes aprender la mejor manera de enfrentar (y costear) esta situación común.

Cuando hay que poner al chico en el seguro automovilístico familiar, este aumento puede ser enorme, a veces de hasta un 200% por encima de lo que ya está pagando la familia. Pero cuando se observan las estadísticas, no es de extrañar que las compañías aseguradoras quieran protegerse de riesgos, pues más jóvenes son los choferes, más altas las probabilidades de un accidente automovilístico. Por eso sube tanto el seguro al añadir a la póliza una persona joven.

Estos consejos te ayudarán a reducirla:

Añade el nombre de tu hijo a tu póliza en vez de comprarle una a su nombre.

Si tienes más de un auto, asígnale el que cueste menos.

Podrías ahorrarte de un 10 a un 25% del costo si tu hijo saca buenas notas en la escuela

Muchas compañías ofrecen de un 5 a un 15% de descuento si el joven ha participado en programas especiales de instrucción para conducir. De estos cursos, los más efectivos son los que requieren 50 horas de conducción supervisada.

Aumenta el deducible en tu póliza de seguro.

Considera que él o ella maneje un auto usado en vez de comprarle uno nuevo.

No le informes a la aseguradora de cada pequeño rasguño que tu hijo le haga al auto, pues eso aumentaría el costo del seguro. Págalo tú… no, mejor que lo pague él o ella. ¡Así aprenderá!

Reducir el costo del seguro del auto que conduzca tu hijo es esencial, pero más importante aún es ayudarlo a desarrollar un buen hábito al tomar el volante. Hazle comprender que tener su propio medio de transporte —algo con lo que ha soñado durante años— es un gran privilegio, pero que cada privilegio está acompañado de responsabilidades adicionales.

Los límites que le impongas a tu hijo en horas de uso de su auto, su responsabilidad en el mantenimiento del vehículo y qué consecuencias tendrá si no sigue las reglas, le ayudará a él y a ti a dormir mejor cada noche y a cuidar las finanzas de la casa.