Reflujo gastrointestinal: consejos para mayores de 50

Sus causas son diversas, pero es posible aliviarlo con unos pocos cambios en sus hábitos
Reflujo gastrointestinal: consejos para mayores de 50
Los síntomas son un poco más severos que los de una indigestión común.
Foto: Shutterstock

Todas las personas han sufrido de acidez después de un copioso banquete, sin embargo hay quienes pueden padecer de esta molestia después de cada comida. Cuando se repite con tanta frecuencia que afecta su estilo de vida, es posible que padezca la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Sus causas son diversas, pero es posible aliviarlo con unos pocos cambios en sus hábitos.

El consumo de comidas grasas, el alcohol, fumar, la obesidad, enfermedades como la esclerodermia y las hernias del hiato pueden hacerle propenso a padecer de reflujo. Algunos medicamentos como broncodilatadores, hormonas, sedantes, antidepresivos y algunos para tratar la hipertensión también pueden producir acidez.

Los síntomas son un poco más severos que los de una indigestión común: puede llegar a sentir que los alimentos se le atoran bajo el esternón, dolor en el pecho, ardor que aumenta al inclinarse o acostarse y náuseas después de comer.

Espere al menos 1 hora después de comer para acostarse o para realizar alguna actividad física.

Evite inclinarse o agacharse.

No utilice ropa ajustada en el abdomen. Si lo necesita, desabroche un poco el cinturón.

Cuando duerma, hágalo sobre el lado izquierdo y mantenga elevada la parte superior del cuerpo. Para ello, puede usar varias almohadas para ofrecer apoyo a la columna o subir las patas superiores de la cama sobre pequeños ladrillos.

Mantenga una dieta saludable y haga alguna actividad física para perder peso en caso de ser necesario, pues el sobrepeso empeora la condición.

En vez de hacer tres comidas copiosas a lo largo del día, prefiera hacer 6 o 7 pequeñas.

Practique la meditación o cualquier otra forma para controlar el estrés y la ira ya que estas emociones pueden afectar su digestión.

Evite las comidas ricas en grasas, los carbohidratos simples, y las sodas.

– Asimismo, modere o suprima el consumo de menta y chocolate, pues éste hace que se relaje el músculo encargado de retener el contenido estomacal.

Los lácteos estimulan la producción de ácido estomacal, por lo que conviene evitarlos en la medida de lo posible.

Evite consumir frutas como el limón, la naranja y toronja cambian el PH del jugo gástrico, tornándolo más ácido.

Las comidas que contienen tomates, cebollas y son muy especiadas también favorecen la aparición del reflujo pues irritan la mucosa del esófago.

El alcohol y el tabaco son una de las principales causas del reflujo.

Las bebidas con cafeína como el café y el té también deben eliminarse de la dieta.