Sacan casta de rey

León no sufre de 'campeonitis', pues 'Gullit' da cátedra al Atlas
Sacan casta de rey
Carlos Peña saca de su zona al arquero del Atlas, Federico Vilar, para conseguir su segundo gol en el Nou Camp.
Foto: AGENCIA REFORMA

LEÓN, México.— El Rey León está de vuelta. El campeón se devoró de tres zarpazos a unos Zorros que siguen sin aprovechar las oportunidades que se les presentan para alejarse de la quema del descenso.

La Fiera luce tan fuerte y ágil, como Carlos Peña en la cancha, quien se despachó con un doblete en la victoria Esmeralda de 3-1 sobre el Atlas.

Los leoneses se encargaron de hacer una pesadilla la visita de los rojinegros al Nou Camp.

Y es que el reloj apenas marcaba el minuto 3, cuando el “Gullit” Peña ya se había encargado de asestar el primer golpe: el “27” se plantó en los linderos del área y con sutileza tiró una ‘vaselina” que sólo hizo ver a Federico Vilar como un espectador más de la gran anotación.

El Atlas volvió a demostrar por qué es uno de los peores visitantes en los últimos torneos, pues cada vez que el León decidía apretar el paso, exhibía de fea forma a los tapatíos, quienes eran incapaces de tomar las acciones del partido.

Y con esa fiereza que caracteriza a los pupilos de Gustavo Matosas, llegó la segunda anotación para los de casa.

Un servicio a profundidad dejó mano a mano a Peña ante Vilar, y un amague del mediocampista bastó para dejar sembrado al meta y cruzar la línea de gol caminando, para hacer más grande la humillación.

El descanso llegó como oxígeno para los atlistas, quienes regresaron al campo con la convicción de no ser vulnerados una vez más.

La Fiera no tuvo problemas, pues se paseó con autoridad por su guarida.

Aún así los Esmeraldas recurrieron a la táctica fija para ampliar la ventaja, pues en un tiro libre indirecto, Luis Montes se encargó de sacar un bombazo que se incrustó en el ángulo superior del arco atlista.

Sin embargo, en la recta final, Maikon Leite se estrenó marcando su primer gol con los tapatíos, aunque éste sólo sirvió para maquillar la derrota.

Los leoneses no conocen de “campeonitis”, por el contrario, siguen demostrando que el hambre de triunfo se mantiene intacta, y en su mira, están las Águilas, a quienes visitarán el próximo fin de semana.