Algo sabroso para hoy … Quesadillas.

De todos es sabido la merecida fama de la comida mexicana: burritos, fajitas, tacos, enchiladas… Y como no, las deliciosas quesadillas, que además de ser un plato muy sabroso nos da un saludable aporte calórico. Que, no siendo demasiado elevado, sí es el suficiente para sentirnos enérgicos y activos. Aunque en el mercado podemos encontrar diferentes tortas ya preparadas, siempre será mejor que seas tú quien prepare la masa en casa. Esto no nos llevará mucho tiempo y lo agradeceremos a la hora de comerlas.

En esta receta veremos cómo preparar diferentes rellenos para las nuestras, y cómo no, la torta que envolverá estos rellenos.

Para preparar las tortas podemos utilizar diferentes harinas. Lo más habitual es usar harinas de maíz o de trigo. Para nuestra receta usaremos harina de maíz, ya que es la más habitual en la cocina mexicana, además, nos va a aportar mayor cantidad de nutrientes que la de trigo.

Con esta receta podrás preparar hasta 8 unidades.

Para la masa:

-una taza de agua tibia

-una taza de harina de maíz o 125 gramos

-media cucharadita de sal fina.

En un bol pondremos la harina y la sal, e iremos añadiendo el agua poco a poco, amasando con las manos hasta que todo esté bien mezclado. Es importante que nuestra mezcla sea uniforme, que tenga el mismo color y que no haya grumos. Conseguido esto, vamos a sacar la masa del bol y, poniéndola sobre una superficie plana, seguiremos amasando con las manos, en movimientos circulares. Sabremos que podemos dejar de amasar cuando nuestra masa esté esponjosa. La dejaremos reposar durante media hora y, pasado este tiempo, tomaremos de nuevo la masa para dividirla en tantas fracciones como quesadillas queramos preparar. Las haremos más o menos grandes dependiendo de la cantidad y del tamaño deseado.

A continuación haremos una bola con cada porción y, de nuevo, amasaremos cada una de ellas, esta vez, con un rodillo sobre una superficie plana, hasta conseguir una pieza redondeada, de no más tres milímetros de grosor. Calentaremos una sartén anti-adherente y pondremos cada una de las tortas; vuelta y vuelta. Es importante que la masa no se tueste, solo nos interesa que coja algo de consistencia. Para que no se pegue podemos espolvorear la sartén con una pizca de harina, pero nunca le añadiremos aceite.

Nuestras tortas están listas para ser rellenadas. Una vez puesto el relleno en el centro, las doblaremos sin prensar los bordes y las cocinaremos en el grill, poniendo primero un lado y después el otro. Siempre tendremos cuidado de que no se salga el relleno.

El relleno habitual será queso de oaxaca, aunque podremos utilizar cualquiera que sea de nuestro gusto: mozzarella, emmenthal, edam, etc. Podemos tomarlo solo o añadir otros ingredientes. Algunos alimentos como el tomate y otras verduras, como chiles, puerros cocidos y/o cebolla frita, además de las carnes, combinan muy bien.

Esta receta también nos va a servir para aprovechar algunas sobras. Por ejemplo, si nos ha quedado algo de pollo o pavo asado de una comida anterior, podemos desmigarlo, añadirle mozzarella y tomate frito picante; y utilizarlo como relleno.

Jamón, queso y tomate, es una combinación exquisita que hará las delicias de aquellos que la prueben.