Ejercita el cerebro cada día

Con el aumento de la esperanza de vida alcanzado en muchas naciones y el consecuente incremento de las enfermedades neurodegenerativas, como la demencia senil y el mal de Alzheimer, cada vez se torna más prioritario entrenar nuestra mente, tal como hacemos (o debemos hacer) con nuestro cuerpo.

Así pues, si deseas mantener tus capacidades cognitivas y tus facultades intelectuales para siempre, ejercita el cerebro cada día. Es que las estructuras cerebrales necesitan ser estimuladas para desempeñar mejor sus funciones. ¿Cómo estimularlas? Bastante sencillo: solamente tienes que incorporar (o sistematizar) ciertos hábitos para conseguir tal resultado.

Atendiendo a que el cerebro se puede atrofiar por falta de “acción”, es importante que lo mantengas activo gracias a medidas tan simples como la lectura. Acostúmbrate a leer sobre temas diferentes: ya sea literatura (novelas, poesía) o no ficción (geografía, historia). Y si has perdido el hábito de tomar un libro en tus manos porque “vives en la web”, edúcate sobre lo que te interese mediante fuentes serias de la Internet. Lo importante es que surtas a tu cerebro con nuevos conocimientos habitualmente.

¿Alguna vez pensaste en aprender un segundo idioma y aún no lo has hecho? Pues este es el momento. Neurólogos opinan que el aprendizaje de una segunda lengua le da plasticidad al cerebro, lo que se traduce en una mejora notable de la memoria y la capacidad de aprendizaje. Es por eso que las personas bilingües tienen menos posibilidades de sufrir males degenerativos, según diversos estudios. So, it is time to learn a second language.

Si te gusta jugar y no encuentras el tiempo (o te da vergüenza hacerlo “por lo grande” que eres), ya tienes la excusa perfecta. Se ha demostrado que los juegos que supongan un esfuerzo mental -como los crucigramas, los puzzles y el ajedrez, entre muchos otros- potencian la memoria, la inteligencia y el poder de concentración. De modo que ¡a jugar se ha dicho!

¿Recuerdas cuando tenías que aprenderte lecciones de memoria en la escuela? Pues también es hora de que vuelvas a memorizar cosas: ya sean números telefónicos o la lista de la compra. Entonces, ejercita el cerebro “grabando” información y repitiéndola después. Ello te ayudará muchísimo.

Otra manera idónea para entrenar tu mente es usar tu mano no dominante en actividades del día a día, como peinarte, cepillarte los dientes o, simplemente, llevar objetos de un lado a otro. El beneficio que ofrece esta actividad es que ejercitará la parte inversa de tu cerebro.

Cambiar tu rutina es otro de los hábitos recomendados por especialistas. Si siempre haces lo mismo, del mismo modo, el cerebro se “acostumbrará” a ello y no realizará esfuerzo alguno. Entonces, si cuentas con dos o más maneras de realizar algo, es bueno que las alternes, y así lo “obligas” a mantenerse activo.

Obviamente, la práctica de ejercicios físicos y una dieta sana también son muy importantes para la salud cerebral. El deporte te ayudará a “desconectar” del estrés diario y oxigenará tu cuerpo, mientras que una alimentación equilibrada te aportará los nutrientes necesarios para fortalecer el cerebro.

Escribir, dibujar, aprender algo nuevo, meditar, curiosear, dormir bien, socializar y bailar, son otras de las actividades recomendadas por los expertos. Si te fijas, todas son muy fáciles de implementar (y hasta divertidas). Así que ejercita el cerebro con ellas y protégete ya contra el olvido.