La mejor carne para hamburguesa

La mejor carne para hamburguesa
Foto: LA NACION

Demasiadas veces, hablando de hamburguesas, el plato icono de la cocina estadounidense, se piensa en la comida rápida y en los grandes fast foods. Sin embargo, si estás buscando la mejor carne para hamburguesa, es probable que la puedas encontrar en tu propia casa. Además de elegir la mejor carne, puedes decidir el tipo de pan, los ingredientes complementarios y las salsas.

Hoy los restaurantes ofrecen varios tipos de carne de hamburguesa como por ejemplo canguro, cebra, buey, jabalí o pollo. Sin duda la mejor hamburguesa clásica es la de ternera, por supuesto picada. Algunas personas prefieren la carne de cerdo o mixta (cerdo y ternera) porque resulta más grasa y entonces jugosa, mientras que la clásica parece demasiado seca. En realidad, según los expertos, el porcentaje de grasa de la mejor carne para hamburguesa debe ser entorno al 10%. Lo importante, entonces, es elegir tu supermercado o carnicería de confianza.

La primera regla de la hamburguesa perfecta, entonces, sea mixta o de un solo tipo, es la calidad. El secreto es comprar la carne en una carnicería de confianza y molerla en casa (con un pica carne o un procesador), sin el peligro de grasas añadidas o que el carnicero utilice otros tipos de carnes. Además, cuando la mueles tú, puedes decidir si poner sal, ajo, perejil, pimienta negra o cualquier otro condimento que te guste. Es mejor no hacer hamburguesas si la carne picada lleva más de un día en la nevera porque se oxida rápidamente.

Una vez comprada tu carne de ternera favorita, tienes que seguir algunos pequeños consejos. Empieza sacando la carne del frigorífico media hora antes. Una vez a temperatura ambiente, haces bolas según tus gustos. Para darle forma de hamburguesa puedes utilizar un molde, tus manos o un bol del tamaño que prefieres. Entretanto puedes empezar a calentar la sartén (anti adherente) y pintar la carne con aceite. Intenta poner a fuego lento para que no se queme la superficie de tu hamburguesa y se cocine en su interior.

Puedes asar, si te gusta, la cebolla, mientras que otros ingredientes, como el bacon o huevo frito, es mejor cocinarlos antes. Por otro lado, puedes utilizar cualquier tipo de pan: casero, con sésamo o sin sésamo, sándwich o molletes. El consejo es de tostarlo previamente. Finalmente podrás decidir si cocinar la carne al punto o muy hecha y mejorar cada vez más tu hamburguesa perfecta.