La salud mental: tan importante como la salud física

Cuidar de tu salud en general y la de tu familia es la tarea más importante de tu vida. El perfecto equilibrio de tu organismo es la clave para vivir una vida plena y de calidad; no obstante no siempre se le da a la salud mental la importancia que tiene, pero es tan importante como tu salud física. Si el tema te preocupa es momento de analizarlo y saber cómo contribuir al fortalecimiento de tu estado mental al igual que lo haces con tu cuerpo; recuerda que tu vida debe ser equilibrada para que puedas obtener lo mejor de ella en todo momento.

Primero es necesario entender qué significa este término: la salud mental engloba la inteligencia emocional, la perfecta relación del individuo con su entorno, el adecuado raciocinio y el sentido común. En mayor o menor grado estos elementos ayudarán a cualquier persona a valerse por sí misma y a ser útil a la sociedad; sin embargo la definición es algo subjetiva, ya que la OMS no ha emitido una versión oficial de la misma. Aún así es preciso saber si te identificas con esta característica; ¿quieres averiguarlo?

¿Qué tan relajada es tu vida?: nadie tiene una vida perfecta o feliz todo el tiempo; sin embargo la ‘felicidad’ es un estado mental no sujeto a condiciones externas. Basándote en ello, pregúntate si tu existencia transcurre relajadamente y qué tan satisfecha te sientes con lo que tienes ahora. Una persona agradecida y con su atención puesta en el momento presente gozará de una mente sana, al contrario de una preocupada y estresada todo el tiempo.

El aspecto físico: una persona sana mentalmente, por definición está libre de cualquier enfermedad degenerativa; por ello alimentar el cerebro es importante para gozar de perfecto equilibrio mental en todo momento. Es esencial tomar suplementos que contengan Omega 3 y también aquellos del complejo B. Actividades tales como leer, jugar ajedrez y resolver crucigramas ayudarán a fortalecer tus neuronas y por consiguiente tu cerebro y mente.

La inteligencia emocional: este concepto y la salud mental van de la mano; la inteligencia emocional es la capacidad del individuo para controlar y manejar adecuadamente sus sentimientos y emociones con el fin de obtener el mejor resultado ante cualquier situación que se presente. Las personas con esta característica suficientemente desarrollada evitan discutir, enojarse, amargarse la vida y preocuparse frecuentemente; por el contrario, su intuición les indica el mejor camino a seguir en todo momento.

Duerme lo suficiente: un aspecto tan sencillo como este es básico para que tu mente esté lúcida y ágil la mayor parte del tiempo. Las reglamentarias siete u ocho horas diarias de sueño son importantes para que te sientas relajada y estés atenta y concentrada.

El equilibrio entre el aspecto físico y el emocional es lo ideal para vivir lo mejor posible; si te lo propones puedes convertirte en la mujer sana y exitosa que siempre has soñado ser. ¡En verdad te lo mereces!