Noche de tapas y ¡Ole!

Originaria de España, la noche de tapas propone una combinación de exquisitos aperitivos típicamente servidos en bares y restaurantes.

La tradición del consumo itinerante suele llamarse “tapeo” pues consiste en pasar por un local, consumir algunos platillos y luego arrimarse al siguiente destino para repetir la operación.

Usualmente, las tapas se acompañan de vinos o bien de bebidas no alcohólicas. La costumbre de salir de tapas hace referencia al acto de picar o picotear.

Las tapas marcan tendencia y cada vez son más las personas que en las grandes ciudades eligen esta opción culinaria por su variedad y originalidad.

Por su sencillez y la maravillosa alternativa que representan al confeccionarse con alimentos frescos y seleccionados ya son muchos los se animan a prepararlas en casa.

Un poco de música española, otro poco de inspiración y creatividad, y ¡Ole!, ¡a celebrar con una noche de tapas entre amigos o familiares se ha dicho!

Las tapas combinan dos conceptos fundamentales, el de alimentarse y el de afianzar las relaciones sociales. Desde la antigüedad, las tabernas han sido los lugares de socialización por excelencia. Hoy, les llamamos bares y son el epicentro de los encuentros sociales.

Existen numerosas opciones de tapeo. Repasemos cuáles son las más tentadoras para una noche de tapas infalible.

Tapas frías

Consisten en platillos con aceitunas, frutos secos o patatas frías. El aceite de oliva es el condimento estrella junto con las especias como el pimentón, el ají molido, el orégano y la pimienta. Los jamones serranos y los quesos también forman parte del menú.

Tapas calientes

Croquetas, calamares a la romana, variedades de frutos de mar, tortilla española, pimientos rellenos y trocitos de carnes especiadas acompañados con salsas de lo más diversas son algunas de las más destacadas.

Los panes caseros recubiertos o las pequeñas porciones servidas en cazuela de barro son de lo más populares.

Los pinchos no brillan por su ausencia. Al contrario, estos aperitivos preparados con vegetales, pollo, hongos y cebollines invitan a todos los comensales a degustar un poco de todo.

Gracias a la fusión de cocinas del mundo, hoy es posible encontrar numerosas recetas y hasta crear las propias.

Para lograr unas tapas de verduras con queso fresco te recomendamos tener listas unas tajadas de pan tostado y revestirlas con rodajas de pepino fresco, tiras de pimiento, pedacitos de queso fresco y cubos de jamón. Sazona con un poco de orégano, sal, pimienta y unas gotas de limón.

Otra variante consiste en servir tiras de prosciutto, aceitunas verdes con castañas y queso untable en tostadas de pan con semillas.

Recuerda que puedes variar recurriendo al atún, la mayonesa, unos trozos de aguacate y tomate.

Te dejamos un recetario completo para una noche de tapas exitosa. ¡A tu salud!